Opinión

El director mentiroso

1
   

    

José Luis Hernández. (ilustración)

El director de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, José Luis Hernández, mintió al decir que no ha sido citado por la PGR para declarar sobre los sucesos de Iguala. Sí tiene un citatorio y no acudió.

Y en lugar de que los padres de los 43 protesten porque se ha negado a declarar, exigen que “cese” el acoso contra Hernández, como plantearon el lunes en un mitin en el Distrito Federal.

¿Los padres de los normalistas no quieren saber a qué mandaron a sus hijos a Iguala? ¿No les importa?

La situación es tan absurda como si los padres de la Guardería ABC hubieran expresado “apoyo total” a los directivos de esa estancia, donde ellos confiaron a sus hijos y murieron.

Ahí hay algo carente de toda lógica, y sólo se explica por la politización del caso por parte de los “representantes” de los padres, cuyas ligas con la CETEG y con el ERPI son inocultables.

Uno de los padres de los desaparecidos preguntó en Los Pinos por qué los directivos de la Normal Isidro Burgos no habían explicado por qué mandaron a sus hijos Iguala, y de inmediato salieron los líderes del movimiento a acallarlo y a descalificar su justa demanda.

A los líderes del movimiento de los normalistas les dolió hasta el alma que la PGR haya puesto a disposición de la ciudadanía el expediente con la investigación del caso Iguala, porque revela ligas entre los directivos de la Normal y el Cártel de Los Rojos.

Esa investigación, a los diez días de estar abierta a todo público en internet, había tenido 32 mil consultas, de México y del extranjero.

La apertura de ese expediente, derivada de un mandato de acceso a la información, desnudó también el trabajo chabacano del Grupo Independiente de Expertos Internacionales (GIEI), contratado por la CIDH, donde queda claro que no aportaron nada nuevo a la investigación.

Su gran hallazgo, la posible existencia de un quinto autobús robado por los normalistas en Iguala, lo descubrieron en el expediente. Ahí está. Ahí “encontraron” el quinto autobús.

El GIEI no realizó ningún peritaje en Cocula para desechar la afirmación de que ahí asesinaron a los normalistas, sino que el experto peruano José Torero dio una opinión, luego de visitar 20 minutos el
basurero.

En pocas palabras: el director de la Normal Rural de Ayotzinapa está citado a la PGR y no ha ido.

Los representantes de los padres de los 43 no quieren que sea citado el director de la escuela, para que responda quién mandó a los normalistas hasta Iguala y a qué.

Esos representantes de los padres de los 43, junto con el GIEI, exigieron sacar el caso de manos de la SEIDO porque se había exhibido la investigación en internet y dejaba mal parada a la Normal.

Y los grupos políticos que medran con la tragedia mantienen, en pancartas, una demanda absurda pero que es la única que quieren sus promotores: “fuera Peña”.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El "fraude" de 'Patricia'
AMLO se ríe de los independientes
Colima, el gobernador tira la elección