Opinión

El desplome financiero de China… y el acero

 
1
 

 

Acero

China está padeciendo un desplome bursátil en toda la línea. Veamos algunas cifras.

Hace un año la Bolsa de Shangai cerró en dos mil 64 puntos. El 15 de junio llegó a cinco mil 62 unidades.

Esto significa que en poco menos de un año había ganado 145 por ciento, en un contexto en el que la economía de China crecía cada vez menos.

Y desde entonces se vino para abajo. Ayer cerró en tres mil 507, lo que implica un retroceso de 30.7 por ciento. Una caída así ya es un desplome aquí… y en China.

En el caso del índice de Hong Kong, de hace un año al 28 de abril, cuando llegó a su máximo, ganó 19.3 por ciento, y desde entonces al cierre de ayer la pérdida es de 17.2 por ciento.

China es la segunda economía más grande del mundo, y de acuerdo a ciertas mediciones ya es la número uno, así que un desplome de estas magnitudes no es poca cosa.

Una estimación de la pérdida de valor de las acciones del mercado chino señala que tan sólo en julio ha descendido en 3.2 billones (trillions) de dólares el valor conjunto de las acciones en ese mercado.

Lo que sucedió con el mercado de valores chino lo hemos visto varias ocasiones y lo recordamos en México, en 1987.

Cuando un mercado crece aceleradamente, los inversionistas piden créditos garantizados por las propias acciones que van a comprar. En un contexto de alzas como la del mercado de Shanghai, la ganancia de capital de las acciones permite pagar los préstamos… mientras el mercado no cae. Y, cuando cae, se genera una corrida en la que todos quieren vender.

El gobierno y los reguladores chinos han instrumentado medidas para tratar de parar la corrida, pero hasta ahora no lo han logrado.

Hay que tomar en cuenta que la caída puede ser peor, pues con todo y todo, el nivel con el que cerró ayer aún está 69 por ciento arriba del que tenía hace un año.

Como lo ha comentado en varias ocasiones Macario Schettino, este cuadro se inscribe en el freno económico de China.

Le recuerdo un par de cifras: entre 2000 y 2012 el crecimiento promedio anual del PIB en China fue de 10.5 por ciento; el año pasado fue de 7.3 por ciento y para este año las estimaciones más optimistas lo ubican en 6.7 por ciento.

El pronóstico del FMI es que de 2016 para adelante estará más bien en cerca de 6.0 por ciento. Parece muy alto pero es sólo poco más de la mitad de lo que creció en años anteriores.

Por cierto, todo este tema tiene secuelas. La agresividad de la exportación de acero chino, que obligó ya a la autoridad mexicana a tomar medidas adicionales para asegurarse de que no haya competencia desleal, tiene en el fondo la moderación del crecimiento chino, que ahora busca dónde colocar excedentes.

¿Qué puede pasar con el desplome de las bolsas en China?

Todo depende de si se logra establecer una contención y se evita el contagio. Si las caídas siguen verticales y son acompañadas por un desplome de la bolsa de Japón (el Nikkei ya cayó 20 por ciento desde su máximo del 24 de junio), entonces puede crecer el riesgo de contagio más allá de esa región.

Por lo pronto, tenga presente este tema entre los asuntos que deben vigilarse estrechamente.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La recuperación del consumo, ningún misterio
Grecia, ¿sensatez o sentimientos?
La crisis griega y el peso