Opinión

El derroche en Mexicana de Aviación


 
 
Cuando ronda el fantasma de la quiebra sobre Mexicana de Aviación, llega el momento de pedir cuentas.
 
La crisis de la otrora aerolínea emblemática de México ha dejado muchos interrogantes, ya que la destrucción de una empresa debe tener responsables que quizás el Poder Judicial podrá determinar.
 
Cuando una empresa quebrada, como es el caso de Mexicana de Aviación, manda la solución de sus problemas a un futuro remoto, no sólo pierden los accionistas, sino también, y principalmente, los acreedores.
 
Definitivamente se tendrá que revisar cómo entregó Gastón Azcárraga Andrade la alicaída aerolínea a Jorge Gastélum, y cómo la pasada administración se hizo de la vista gorda.
 
Y es que en el momento de caer en mora, Mexicana de Aviación tenía activos de todo tipo, pero si en lugar de repartirlos equitativamente entre sus acreedores los administradores los usan para sus gastos, a la larga no queda nada para repartir.
 
Ahora que la juez Edith Alarcón determine el derrotero de Mexicana de Aviación, habrá que analizar cómo se gastaron los recursos en la administración de Gerardo Badín, quien en más de dos años manejó los activos de la empresa con gran opacidad.
 
Para muchos, los gastos de Badín fueron muy altos e irracionales. Dilapidó el dinero de la empresa en asesorías, mantenimiento de infraestructura, servicios de aeropuertos en el extranjero cuando no volaban los aviones, y en todo tipo de derroches inútiles en contra de los intereses de los acreedores, y en especial de los trabajadores.
 
Badín no pudo gastar más dinero porque todo lo que quedaba en activos se lo acabó, y como le digo, no ha rendido cuentas a las autoridades con la idea de que había que manejar en total secrecía la compañía para no ahuyentar a los supuestos inversionistas serios interesados en el rescate de la aerolínea que, como sabe, nunca llegaron.
 
Un caso concreto es el gasto que realizó Badín el mes pasado para pagarle un millón y medio de pesos a algunos aeropuertos de Estados Unidos por derecho de piso. ¿Para qué? Para tratar de asegurar el espacio si algún avión de Mexicana volviera a tomar esas rutas.
 
Así fue como mes con mes pagó parte de los servicios no utilizados en los aeropuertos estadounidenses, pagos que son contrarios a los no pocos acreedores que tiene Mexicana de Aviación, incluyendo al gobierno y a los trabajadores.
 
Badín insiste todavía a estas alturas ante la juez del proceso concursal, en que hay posibilidades de que algún grupo compre la aerolínea.
Por lo pronto, no hay duda de que en la cada vez más probable quiebra de Mexicana muchos son los perjudicados, pero dónde están los responsables. Es pregunta.
 
Sindicatos quieren la marca
 
En más de lo mismo, amablemente el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, me escribe para hacer algunas puntualizaciones sobre el caso Mexicana de Aviación, en especial cuando los sindicatos están haciendo cuentas alegres.
 
Respecto de la reunión con los líderes sindicales Carlos Díaz Chávez Morineau, de ASPA, y Ricardo del Valle Solares, de ASSA, indica que nunca ofreció que los trabajadores se quedaran con activos de la aerolínea para que siguiera trabajando, porque a la fecha se desconoce el valor de los mismos.
 
Añade: "Los líderes sindicales entregaron un proyecto donde estaría en su interés poder quedarse con la marca y algunos aviones que fueron garantía de un crédito de Bancomext."
 
Ante el planteamiento, Navarrete Prida les contestó que el gobierno recibe el proyecto para ver su viabilidad, pero jamás se les hizo la promesa de que esa era la salida para Mexicana de Aviación.
 
En fin, queda claro que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto si bien se ha comprometido a acompañar a los trabajadores de Mexicana en estos momentos por demás complicados, actuará con responsabilidad.
 
La ruta del dinero...
 Fresnillo, por más capital
Peñoles, que conduce Alberto Bailléres, informó anoche a la Bolsa Mexicana de Valores que su subsidiaria Fresnillo PLC emitirá 19.6 millones de nuevas acciones ordinarias equivalentes a 2.74 por ciento de su capital. La idea es que la productora de oro y plata cumpla con los cambios a las reglas de la Bolsa de Londres para su permanencia en el índice FTSE que requiere a las empresas una bursatilidad mínima de 25 por ciento. Con esta emisión, la tenencia accionaria de Peñoles en Fresnillo PLC se reducirá a 75 por ciento, a partir de un nivel previo de 77.05 por ciento. Y bueno, los recursos que obtenga la empresa por la emisión de acciones se destinarán a los proyectos de inversión que tiene Fresnillo.
 Llovera, presidente de ANIQ
El ingeniero Alejandro Llovera Zambrano acaba de asumir la presidencia de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ) para el periodo 2013- 2015. En su discurso de toma de protesta, Llovera aseguró que durante su gestión continuarán las acciones que han logrado posicionar a la ANIQ como el organismo líder en el sector, que actualmente agrupa a más de 95 por ciento de la producción privada de químicos en México y representa a cerca de 220 empresas afiliadas. Como sabe, la industria química ha sido clave para integrar cadenas productivas al demandar insumos de 30 ramas industriales y proveer a más de 40, de ahí que en la antesala de una eventual reforma energética, la posición de ANIQ será relevante.
 Caen ingresos de Nextel
Una de las empresas del sector telecomunicaciones que inició 2013 con un fuerte bajón en sus ingresos es NII Holdings, la firma que controla los destinos de Nextel en México, que tiene como mandamás a Peter Foyo. El caso es que su facturación cayó 13 por ciento para llegar a mil 413.4 millones de dólares para el periodo enero-marzo contra mil 633.1 millones de dólares del mismo lapso del año anterior. El resultado trimestral fue pérdidas por la friolera de 207.5 millones de dólares frente a ganancias de 13.6 millones de hace un año. A pesar de tener nuevos servicios, al parecer Nextel no ha podido convencer al consumidor en México, en el entendido que en el futuro habrá más competencia entre los distintos operadores.
 
rvarela@elfinanciero.com.mx