Opinión

El derecho de nacer

 
1
 

 

Agustín Basave

Gil leyó con los ojos de plato que Agustín Basave, Basave a caballo, había renunciado al PRD. Como lo oyen, unos cuantos días después de que asumió la dirigencia, el señor dijo: yo me retiro, no hacen lo que yo les digo, adiós y hasta luego. Las tribus no comprenden, las tribus no quieren, la tribus tribus son y hasta la vista baby.

Gamés lo leyó en su periódico EL FINANCIERO en una nota de Héctor Gutiérrez. Al parecer Basave, Basave a caballo, no tenía idea de las personas con las cuales trataría dentro del Comité Ejecutivo del PRD.

Todo es muy raro porque, la verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena), Basave a caballo viene de un partido, vertical como pocos, disciplinado, impúdico: el PRI. ¿Qué indica el señor licenciado, a dónde nos lleva? Yo soy alianciólogo y si ustedes no quieren seguir al PAN, adiós. Que Basave no se haga de la boca chiquita: ¿a poco el PRI de Colosio era muy democrático? Ah, el viejo PRI, el maduro PRI, el joven PRI, el niño PRI.

Basave a caballo: “Llegué a la presidencia nacional del PRD consciente de la enorme dificultad del reto. Sabía de la complejidad de un partido horizontal, heterogéneo, con tendencias centrífugas, hundido en la peor crisis de su historia”.

Gilga sintió un escalofrío: Dios de bondad, lo peor de todo esto son las tendencias centrífugas. De pronto Gil sintió miedo: te voy a someter a una tendencia centrífuga. No, por piedá, ¡centrífuga no! Ah, sí, y se aguanta lo centrífugo. Dicen los que saben que se siente feo lo centrífugo.

Ahora mal: Gamés nunca ha sentido lo centrífugo, así se empieza y luego acabamos volando en avionetas rumbo al Triángulo Dorado en busca de una entrevista, dicho sea esto sin la menor intención de albur. Ah, el Triángulo Dorado.

Gamés no desespera, un día escribirá un texto de fino erotismo que empiece así: Gil sobrevoló el triángulo dorado. Ah, l’amour.

HERIDAS DE GUERRA
Agustín Basave, Basave a caballo: “Sabía de las heridas de guerra que han marcado a sus corrientes, de las pugnas de sus dirigentes, de la cercanía al priismo de algunos de ellos, de las corruptelas en algunos de nuestros gobiernos”.

Basave tiene razón, la cercanía al priismo de algunos de los perredistas no tiene perdón, empezando por el propio Basave que ha sido un hijo legítimo del PRI, lugar del que viene, ¿o nos vamos a tragar el pinole de que Basave es un académico? Mju. Si Basave hubiera oído al Piporro, otro gallo le cantara: su mamá se lo decía, ¡pus que tienes muchacho!, cuídate de las malas compañías; ese pelado con quien andas, ceja poblada, bigote caído, patilla larga: no le hagas confianza, es mañoso.

Basave: “Pero también sabía del tamaño de nuestra militancia, de la convicción y la esperanza de millones de afiliados a lo largo y ancho del país”. Esta versión de la renuncia de Basave a caballo es la versión El derecho de nacer en la cual él, Basave, es Albertico Limonta: ¡ese niño socialdemócrata tiene que nacer!

Zambrano grita: ¡Noooo! ¡Ese hijo es de… Abarcaaa! Basave le pregunta a las bases perredistas con los ojos enrojecidos por el llanto democrático: ¿eso es verdad? Dios, no tenemos salvación, pero en un momento de conmiseración, Basave dice: ese hijo debe de nacer. Aigoeei.

DE FACTO
Basave: “Y sabía de la urgente necesidad que tiene México de contar con un partido de izquierda socialdemócrata, eficaz combatiente de la desigualdad y la corrupción que hiere al país, pero la confrontación se precipitó y quedó de manifiesto que varios de los dirigentes que me dijeron que mi ventaja sería situarme por encima de los grupos, esperaban que yo diera trato preferencial al suyo si no es que me decantara como un miembro de facto de su expresión”.

De facto, Gil considera que Basave de plano se toma el pelo a sí mismo. Por suerte, María Dolores ha evitado que maten al niño socialdemócrata siempre y cuando realice alianzas con el PAN. Gil felicita a Basave y le insiste: ¡ese niño tiene que nacer!

La máxima de Ramón y Cajal espetó en el ático de las frases célebres: “O se tienen muchas ideas y pocos amigos o muchos amigos y pocas ideas”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Sin huaraches
Vanidad de vanidades
El yuan con papas