Opinión

El Ángel de la Historia

 
1
 

 

Colaboración Patricia Martín

Cuenta Laurie Anderson que cuando conoció a The General, es decir a John Cage, a principio de los 80, llevaba muchos años soñando con ese encuentro y formulando cientos de preguntas hipotéticas. Pero cuando de pronto se encontró frente a él, sólo pudo preguntar lo siguiente: “¿Las cosas se están poniendo mejor o se están poniendo peor?”.

Y nuestra época que se empeña en darnos la respuesta.

¿Se puede escribir una columna sobre la importancia y la relevancia del arte, sin tomar en cuenta que hace dos días fue el segundo aniversario de Ayotzinapa, y el primer debate en el marco de la carrera electoral de Estados Unidos, entre Hillary Clinton y Donald Trump?

El debate en sí me pareció poco revelador; vimos a una cautelosa Clinton con su culposa superioridad, y a un Trump agresivo y un poco extraviado en la geografía del mundo, pero este 'debate' constituía, a mi parecer, más un show mediático (una amiga preguntó: “¿Alguien sabe quién va a tocar en el medio tiempo?”) que permitió a los seguidores de cada bando afianzarse en su ya tomada posición.

Pero el agravio que supone ver a Trump en la televisión es en sí revelador porque acusa el espíritu de los tiempos que corren, que han visto el ascenso en México de nuestro flamante presidente y de su brillante gabinete, y compromete además una geopolítica donde cada vez más afloran los Temers del mundo, donde los mares se tragan pateras cargadas con cientos de emigrantes, donde reporteras centroeuropeas patean a niños sirios, donde se imponen los Brexits y formas multicefálicas de ISISes se enfrentan a un Occidente liberal cada vez más radicalizado.

La reflexión sobre la Historia constituye uno de los hilos conductores del pensamiento del crítico alemán Walter Benjamin, y en su célebre Tesis sobre la filosofía de la Historia expone el enorme miedo que cimbra al ser humano ante la rápida sucesión de eventos históricos que representa la modernidad.

En la canción Progress, Laurie Anderson retoma partes del análisis que hizo Benjamin sobre Angelus Novus (1920) pintura de Paul Klee:

“Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él, hay un ángel que parece a punto de alejarse, pero algo lo tiene paralizado. Sus ojos miran fijamente, tiene la boca abierta y las alas extendidas; es así como uno se imagina al Ángel de la Historia. Su rostro mira hacia el pasado; donde nosotros percibimos una cadena de acontecimientos, él ve una catástrofe única donde se apilan ruina sobre ruina, que son arrojadas a sus pies. Él quisiera detenerse, despertar a los muertos y recomponer todo lo destruido, todo lo dañado. Pero desde el paraíso llega una tormenta que se enreda en sus alas, y es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Esta tormenta le empuja irremediablemente hacia un futuro, al cual le da la espalda, y ante él, escombros se elevan hasta el cielo. Esta tormenta es lo que nosotros llamamos progreso”.

También te puede interesar:
Teodoro González de León
Tiempo y entropía
Espirales de Utah