Opinión

Días de guardar

 
1
 

 

López. Obrador.

Confirmado: nos han robado la primavera y se la han vendido a precios de risa al gobierno de los Estados Unidos. El alborozo en la NASA sólo se compara con el que estalló cuando el hombre llegó a la luna. Se investiga ya a los miembros de la mafia en el poder, sospechosos primeros de la triste desaparición: vende primaveras, ataja soles, ensombrecedores de marzo. Song unos tramposos, los del PRIANG. Les dijimos que nos iban a llevar al despeñadero.

Sin más sol que sus libros, Gamés tiene en la mesa de noche Cinco esquinas, de Mario Vargas Llosa (Alfaguara, 2016). Gil atacará esas páginas en estas larguísimas vacaciones, mju, ésta será una de sus tareas. Muy de mañana, Gamés leía sus periódicos en el umbral de los días de guardar, Gilga se peguntó sin afán polémico si las últimas correrías de Liópez habrían figurado en una crónica del libro canónico de Monsiváis: Días de guardar. Es que los desmanes políticos de Liópez no tienen desperdicio.

Lectora, lector: olviden de momento a Enrique Rambal en el papel de Jesús en la película “El Mártir del Calvario” y vengan a ver a Liópez: “a cambio de votos en los próximos comicios, el dirigente de Morena ofreció a la Sección 22, la rectoría del sistema educativo de Oaxaca”.

Gil lo leyó en su periódico La Razón. La fotografía de Liópez con un documento entre sus manos firmado con los docentes que nada tienen de decentes dejó a Gilga con los ojos de plato y plata.

Como las ve las da

No empiecen, caracho, no hay en este subtítulo asomo alguno de un albur de semana santa, que los hay al micrófono: “Los maestros que suscriban este documento hacen su compromiso a título personal, como ciudadanos, para apoyar a Morena en los trabajos de promoción y defensa del voto para asegurar el triunfo en las próximas elecciones de presidentes municipales, diputados locales y gobernador”.

Liópez volcó las ollas y luego las rellenó de agua sucia: “Habrán comedores (sic) en todas las escuelas y apoyos a los estudiantes de escasos recursos”. Algunos políticos sin escrúpulos fracturan la ley con despensas; otros, pidiendo votos a cambio de cargos y promesas que nadie podrá cumplir. Un grito desgarrador reventó el silencio del amplísimo estudio: Ay, mis hijoos mentirosos.

Desmentido

Resulta entonces que el prócer Rubén Núñez, egregio líder de la Sección 22, rechazó categóricamente (adverbio larguísimo) que haya un acuerdo con Liópez para “operar electoralmente a favor de Morena a cambio de que tomen la rectoría de la educación en la entidad”. Gil lo leyó en su periódico Milenio: “Si se anunció que la Sección 22 tiene ya una firma o un acuerdo, nosotros desmentimos esa parte”, dijo Núñez.

Ah, que Liópez tan atravesado. Yo firmo un convenio con la Sección 22.

Andrés, eso no es posible: Batres, de rodillas. Basta ya. ¿Estás con los del PRIANG?

Ahora mal: en estos días programarán en la televisión, como todos los años, esa peculiar pasión titulada El Mártir del Calvario, dirigida en 1952 por Miguel Morayta. Consuelito Frank y Manolo Fábregas actúan para la eternidad (bueno, es un decir) los papeles coestelares de esta película inolvidable en la que Jesús habla como abarrotero de los años cincuentas, un gachupín extraordinario al que no siempre se le entiende lo que dice y por esa razón los mercaderes del templo, más mexicanos que el mole, tardan en desalojar más tiempo que los ambulantes de Correo Mayor. Lo mismo pasa en la cruz, el ceceo de Rambal impide conocer a fondo el sufrimiento de Jesús.

Ese Cristo actuado por Rambal no tiene desperdicio, la escenografía de cartón piedra es producto de una mente genial; la resurrección entre rayos y centellas, uno de los momentos cinematográficos más extraordinarios de la historia del cine. Ah, si Liópez viera este cine.

Hay un momento en el cual Jesús-Rambal-Liópez se dirige con mirada beatífica a sus enemigos políticos y les dice: “en verdad os digo”, con un acento español de hostia y rediez. No se lo pierdan, Gil les asegura que alcanzarán la conmoción.

Oído en una cantina: “¿Por qué si Jesús era judío tiene un nombre mexicano?”.

Gil s’en va

Twitter:@GilGamesX

También te puede interesar:

Cuba

Ciudad perdida

La muy noble y leal Ciudad de México