Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

Ley 3de3. (www.correosonorense.com)

El periodo extraordinario avanza. Tres temas sobresalen, Sistema Nacional Anticorrupción, marihuana y mando policiaco. Se aprueba la creación del nuevo SNA tras un falso debate sobre la Ley 3 de 3. Dicha propuesta ciudadana busca en realidad la transparencia. Exhibir públicamente a los servidores públicos, sus bienes y posibles conflictos de interés, descuida el acento que debe estar en simplificar y conocer los procesos de licitaciones, adjudicaciones, en todas sus fases, sin discrecionalidad, que garanticen las mejores condiciones para el Estado. Y contar con un sistema de rendición de cuentas que realmente refleje los pagos efectuados y las causas de modificaciones.

Seguir la pista de los bienes de un servidor arroja datos que deben corroborarse en su legalidad, proceso no regulado y que no abona. La información a disposición del público en general, se abre también a delincuencia organizada, hace vulnerables a miles de familias, cuestión que la ley aprobada contempla para las reservas del caso. Esta propuesta no resuelve. La creación de la Fiscalía como juez y parte de un proceso de investigación y sanción tampoco ayuda a desterrar corrupción y se convierte en instrumento político. Por eso debe dejarse a Tribunales el establecimiento de las sanciones.

En el extraordinario se avalará el mando compartido, que modifica la iniciativa de mando único, pues los Municipios expusieron claramente sus reservas al esquema propuesto. Hay 200 municipios sin policía por diversas causas. Hay otros que cuentan con mandos capacitados y eficaces en el combate a la delincuencia. La legislación respeta las características de los gobiernos locales y establece la coordinación para la operación. Es un buen avance.

Donde los legisladores quedan reprobados a nivel mundial, es en la legalización de la marihuana. Se acepta su uso medicinal, pero no la producción de los medicamentos en el país, se sobreregula su importación, se deja a los enfermos en una situación vulnerable para enfrentar el dolor, pues no hay disponibilidad en México para el uso de derivados de ciertos medicamentos que ayudan a paliar los efectos de terribles enfermedades. Los testimonios de enfermos fueron desgarradores, pero se mantiene la política prohibicionista.

Tampoco se eleva a 28 gramos el consumo, la medida internacional permitida en los países miembros de ONU. Bajo el falso argumento del gradualismo se dijo aumentaría el narcomenudeo con esta medida, absurdo. Los perjudicados más de 60 mil presos adictos y que tenían más de 5 gramos de marihuana. Lo cierto es que debe ser una política integral la liberalización de las drogas. No puede ser solo para una fase. La propuesta del Senador Gil Zuarth es la más completa y adecuada de las presentadas en el Congreso pues abarca desde la producción hasta el consumo.

Jorge Carlos Díaz Cuervo presentó su libro “Drogas. Caminos a la Legalización” derivado de su trabajo de tesis doctoral que ganó el premio Marcos Kaplan en la UNAM. Estuvo César Gaviria ex presidente colombiano como presentador. Señaló que los convenios de ONU son muy conservadores y utópicos al plantear un mundo sin drogas, pero dan margen a que los estados miembros legislen en la materia. Puso como ejemplo a Uruguay, al propio Estados Unidos, y otros países europeos. Señaló la reciente Asamblea primero redactó el Convenio y luego se discutió el tema, por lo cual los planteamientos de México y Colombia, y de otros países quedaron excluidos. Las Cortes han resuelto más que los Congresos.

Otro presentador Jorge Castañeda señaló el gradualismo del Congreso es demagógico y nos pone a la retaguardia en este tema. Pedro Salazar consideró la interpretación de la SCJN en su fallo a SMART, coloca en el centro del debate los DDHH concretamente decidir un proyecto de vida. Todos coincidieron en que no existe una política pública de prevención, de información para decisiones libres pero responsables a edades tempranas. Los presupuestos se destinan a la persecución y el adicto se convierte en delincuente. El sistema prohibicionista no funciona. Se debe avanzar en un nuevo marco de regulación efectiva, no todas las drogas causan los mismos efectos. El Congreso dio un paso atrás en un asunto fundamental para la vigencia del Estado de Derecho.

Twitter:@Rosariodf

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política