Opinión

Crisis de la izquierda, no del Estado

Lo que estamos viendo a raíz de la tragedia de los normalistas de Ayotzinapa es una crisis de la izquierda, que a toda costa quieren transformarla en una crisis del Estado, y tal vez lo logren.

Esta vez los muertos y los desaparecidos no fueron por la acción represiva de gobiernos del PRI ni del PAN, ni de las burocracias del Estado, sino que fue obra suya.

Quieren trasladar su propio horror al Estado mexicano, que nada tuvo que ver con los hechos de finales de septiembre en Iguala.

La manera de culpar al Estado de la crisis que ellos provocaron, es orillándolo a reprimir para de esa manera ponerse del lado de las víctimas.

Poner al país de cabeza, hacerlo ingobernable en las siguientes semanas, es su estrategia para trasladar la culpa al Estado.

Si la CNTE, más los estudiantes del Politécnico y otras universidades, normalistas y demás organizaciones se lanzan a las calles, a las carreteras, a los aeropuertos, a generar anarquía, van a poner al gobierno entre la espada y la pared: reprimir o declararse incompetente.
De esa manera la crisis de la izquierda pasaría a ser una crisis de Estado.

La crisis, hasta hoy, es una crisis de la izquierda por su pragmatismo inmoral a la hora de hacer alianzas y de postular candidatos. El que aporte más dinero y tenga más oportunidades de ganar, ése es el bueno.

Así llevaron como candidatos a José Luis Abarca y a Ángel Aguirre Rivero, personajes sin valores ni ideales, inmiscuidos por completo en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

La izquierda desapareció a los normalistas.

Fue su gobierno municipal el que los entregó a su Policía y ésta a sus aliados los narcos para desaparecerlos.

Y toda esa estructura era protegida por el gobierno estatal, también de izquierda, que se proveía de maletas con dinero provenientes del narco, como lo relata ayer Salvador García Soto en su columna de El Universal.

La izquierda, ¿con alcaldes que reprimen de manera criminal? Sí.

La izquierda, ¿con policías criminales que disparan contra estudiantes y los aprehenden? Sí.

La izquierda, ¿aliada al narcotráfico para desaparecer a sus enemigos, en este caso los normalistas de Ayotzinapa? Sí.

La izquierda, ¿con maletas de dinero producto de extorsiones o proveniente del narcotráfico para financiar “el proyecto del gobernador”? Sí.

A los normalistas no los aprehendió ni desapareció Gobernación, ni el Cisen, ni la Policía Federal, sino que fue la izquierda, con sus gobiernos, sus policías y sus alianzas con el crimen organizado.

Por eso ahora buscan trasladar su crisis al Estado, con gritos y pancartas que tienen mucho pegue nacional e internacional: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Sí, vivos se los llevaron los gobiernos de izquierda. Vivos se los entregaron sus policías a sus aliados los narcos.

Culpan al “Estado violento”. Sí, al suyo, donde tenían al gobernador, al alcalde, a los policías y a sus socios de Guerreros Unidos.

Ahora se proponen dislocar al país hasta obligar al gobierno a reprimir o a declararse incompetente. Así, por supuesto que habrá crisis de Estado.

Pero los represores, los aliados con el narco, los que desaparecieron a los estudiantes fueron ellos, la izquierda, por su pragmatismo inmoral y su ambición de poder.

Twitter: @PabloHiriart