Opinión

Claudia Sheinbaum, próxima jefa de Gobierno

 
1
 

 

Claudia Sheimbaum

Cuando López Obrador repartió la baraja de las delegaciones, tuvo cuidado de seleccionar una de las más tranquilas y de contrastes menos hirientes a quien le tiene confianza absoluta, a quien siendo encargada del Medio Ambiente cuando él fue jefe de Gobierno, le encargó su obra suprema: El Segundo Piso. Por supuesto, lo ahí presupuestado y gastado se fue al arcón de los secretos mejor guardados para no herir susceptibilidades ni las suspicacias de quienes argumentaron que los caudales para la campaña presidencial pudieran obtener un empujón considerable. Ella es Claudia Sheinbaum.

¿Qué ha hecho como delegada? Nada significativo. Las calles siguen acumulando baches y topes; los pueblos, como San Pedro Mártir y todos los que a manera de cinturón rodean la parte central, parecieran abandonados. Los terregales, piedras y cascajo dan evidencia de que, desde hace décadas, el pavimento les es ajeno.

Tlalpan es la delegación más grande y una de las más tranquilas si a la violencia traducida en robos y una buena cadena de ilícitos se le puede llamar normal. Hay un dato especial, en la calle Fuentes vive el Supremo. Por eso cuando tuvo su ataque cardíaco fue llevado inmediatamente al hospital privado Médica Sur. Sólo a unas cuadras del quirófano y... de la salvación, aunque también estaban muy cerca los institutos de Cardiología y el de Nutrición. No ahí no, ya que estos últimos son públicos y bien sabían los familiares de AMLO las características que aquejan a las instituciones de salud pública. Como sea, Claudia estuvo al pendiente mostrando su devoción.

Bien sabemos que en la Ciudad de México, antes DF, la ciudadanía muestra su inclinación a Morena, y el dueño de esa franquicia será quien designe al candidato que lo represente en la próxima elección para la Jefatura de Gobierno. Cuatro son los aspirantes: Martí Batres, Mario Delgado, Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum.

Los dos primeros no tienen ninguna posibilidad, pero no así los dos últimos. Montreal, quien fue gobernador de Zacatecas, dejó ir la oportunidad de contar con tres magníficos museos, dos de los hermanos Coronel y otro de Manuel Felguérez, que debieron ser la joya que llevaría turismo nacional y extranjero a esa empobrecida entidad en lugar de ser un centro expulsar de migrantes. Bien sabemos que las tareas culturales no son tomadas en cuenta. Su huella por allá es insignificante. Él es fundamentalmente un hombre hábil para desplazarse en los intrincados laberintos de la llamada grilla.

Como delegado en Cuauhtémoc lo ha demostrado. Por su parte, la señora Sheinbaum goza de una buena reputación, con preparación universitaria y honestidad en sus manejos. No es su culpa que su marido, Carlos Imaz, destacado investigador en la UNAM, y también delegado en Tlalpan, haya sido pillado recibiendo una maleta con dinero del argentino Carlos Ahumada. Junto con el folclórico y pésimo delegado, para no decir algo mucho más grave, Salvador Martínez della Rocca, formaron una dupla de ineficiencia y corrupción inigualable.

¡Pobre Tlalpan! Ante ellos, la figura de Claudia Sheinbaum es deslumbrante y lo es, sobre todo, porque su cercanía y relación afectuosa y de confianza con el propietario de Morena, la hacen la número uno en la encuesta más opaca y misteriosa que, en breve, dirá quién es el preferido por los morenitas.

¿Quién hace esa encuesta, con qué método, cuáles son las preguntas, que margen de error tiene? Todas estas interrogantes tienen una respuesta: López Obrador, quien, sin que venga a cuento, en dos ocasiones ha afirmado que “el candidato no será impuesto”. ¿Qué sabrá que dice eso? Las cartas ya han sido echadas.

Tendría que haber una zarandeada, un escándalo a los que somos tan proclives o una oculta razón de peso para impedir que no se cumpliera el deseo del Supremo. Claudia Sheinbaum será la candidata y con ello vendrá una campaña que prestigie la condición de género y la condición de universitaria, como ejemplo reivindicativo de la mujer, y con ello ofrecer garantías para llegar al puesto que hoy ocupa Miguel Ángel Mancera. 


Correo: info@raulcremoux.mx

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
¿Qué tan confiable es el árbitro electoral?
Si fuera priista tendría mucha vergüenza
Las cárceles, ese oscuro pantano que nos envilece