Opinión

Atención centrada en el tono del comunicado de Banxico de abril


 
 
Joel Virgen *
 
Mañana 26 de abril, Banxico publicará el comunicado de su reunión de política monetaria de abril. El periodo transcurrido entre su última reunión del 8 de marzo y hoy, ha visto pasar varios eventos importantes para la función de reacción del banco central.
 
No anticipamos movimiento en la tasa de fondeo, no obstante el tono del comunicado será seguido de cerca por los mercados, que ya han comenzado a incorporar parcialmente la expectativa de un nuevo recorte.
 
Hace más de un mes (8 de marzo), Banxico optó por recortar en 50pb la tasa de referencia, argumentando logros estructurales en el proceso de convergencia de la inflación a su objetivo y la posibilidad de que mayores flujos de capital a nuestro país pudiera llevar a un apretamiento innecesario de las condiciones monetarias locales.
 
En aquella ocasión, el banco central fue específico en afirmar que tal movimiento “no representa el inicio de un ciclo de bajas”. Dado esto último, es natural que no anticipemos un nuevo recorte para la reunión de abril, adicional a que ninguno de los diversos canales de comunicación del banco central ha sugerido tal opción desde la reunión de marzo. Por tanto, ahora nos centramos en el sesgo de política que decida mostrar en el comunicado del 26 de abril.
 
Desde aquella última reunión a la fecha, la actividad económica local (y externa) ha continuado desacelerándose y los riesgos de crecimiento continúan sesgados a la baja. En el mismo sentido, el peso mexicano se ha fortalecido sustancialmente frente al dólar y las medidas anunciadas recientemente por el banco central japonés han fortalecido los prospectos de influjos de capital y de apreciación del peso.
 
A este entorno también podría añadirse una tendencia a la baja en los precios de las materias primas a nivel internacional. Este contexto, de ser confirmado por Banxico, podría sugerir la continuación de un sesgo acomodaticio. No obstante, existen consideraciones relevantes que podrían matizar dicho sesgo.
 
Es probable que un eventual sesgo acomodaticio podría ser matizado por varios factores. Primero, la inflación general ha continuado en ascenso, ubicándose en 4.72% en la primera quincena de abril (ver Nota Oportuna), lo cual podría justificar un tono cauteloso por parte de Banxico en las líneas referentes a inflación, aunque refrendando la naturaleza transitoria del actual repunte.
 
Segundo, en referencia a la posibilidad de que los influjos de capital aprieten innecesariamente las condiciones monetarias, los recientes comentarios del gobernador de Banxico respecto a que tales influjos de capital reflejan la buena salud de nuestro país parece restar probabilidad de que este factor pudiera ser referido en el comunicado de abril en un tono de mayor preocupación respecto al mostrado el comunicado anterior.
 
Considerando lo anterior, creemos que Banxico podría enfatizar en el último párrafo de su comunicado de abril  que la Junta seguirá vigilando la evolución de todos los factores que podrían afectar a la inflación, con el fin de estar en condiciones de alcanzar el objetivo de inflación, líneas con las cuales finalizó el comunicado anterior. Así, el posible (y matizado) sesgo  acomodaticio podría estar implícito en los párrafos macro-financieros y no en su párrafo final.
 
 
* Es subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex.
Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.
Twitter: @joelvirgen