Financial Times

Productores de EU lanzan contraataque

Estados Unidos importó recientemente 8.1 millones de barriles de petróleo crudo al día: un incremento de 11.2 por ciento comparado con el año pasado.
Gregory Meyer Financial Times
17 julio 2016 21:8 Última actualización 18 julio 2016 5:0
FT. Productores de EU lanzan contraataque.

El Medio Oriente ha incrementado su porción del suministro mundial del petróleo a 35 por ciento desde 2014. (E Financiero)

Meses después de que la industria energética en EU lograra anular la prohibición de exportación de petróleo, un grupo de productores independientes está buscando avanzar la política y restringir la importación de petróleo crudo.

El grupo Panhandle Import Reduction Initiative quiere establecer cuotas sobre todos los proveedores extranjeros con la excepción de México y Canadá. Los fundadores de la iniciativa — productores de petróleo independientes en Texas y Nuevo México — declararon que Arabia Saudita está tratando de destruir su industria y que éste es el momento de contraatacar.

“No existe equidad ni libre comercio cuando un país está intentando destruir el negocio de los productores independientes en EU”, aseveró Tom Cambridge, un productor de petróleo en Amarillo, Texas.

El esfuerzo comenzó dos años después de que el precio del petróleo bajó a menos de 100 dólares por barril. A finales de 2014 Arabia Saudita — junto con otros miembros de la OPEP — decidió mantener el nivel de su producción petrolera, acelerando la quiebra de docenas de productores estadounidenses.

Desde entonces, la porción del suministro mundial de petróleo del Medio Oriente ha alcanzado 35 por ciento, su nivel más alto desde la década de 1970, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El número de plataformas petroleras estadounidenses ha caído 78 por ciento dejando sólo 357 en operación, según Baker Hughes.

EU importó recientemente 8.1 millones de barriles de petróleo crudo al día: un incremento de 11.2 por ciento comparado con el año pasado. Las refinerías procesaron 16.6 millones de barriles por día de petróleo crudo, lo cual no representa un cambio comparado con 2015.

En diciembre, las compañías petroleras estadounidenses lograron persuadir al Congreso para que aboliera una prohibición de exportaciones de petróleo crudo establecida hace 40 años. Pero los líderes de la nueva iniciativa, que lleva el nombre de la región en el norte de Texas conocida como el Panhandle, dicen que esto no es suficiente.

El grupo quiere que, en 2017, el próximo presidente de EU establezca una prohibición sobre las importaciones del tipo de petróleo crudo ligero que abunda en las formaciones de esquisto de EU, y a continuación introduzca cuotas sobre el petróleo crudo más pesado.

Un precedente para esta movida es la proclamación de 1959 realizada en EU por el presidente Dwight Eisenhower que prohibió la importación del petróleo debido a razones de seguridad nacional. El presidente Richard Nixon retiró las restricciones en 1973 debido a una posible crisis energética en EU.

La industria petrolera ha recibido al grupo Panhandle con una acogida mixta.

Cambridge recibió una carta de la asociación petrolera Texas Oil & Gas Association y otros cuatro grupos comerciales en la que ellos se oponían a las cuotas porque “violan nuestros principios de promover el libre comercio y que con certeza provocarán consecuencias inmanejables e imprevistas”.

Pero Alex Mills, presidente de Texas Alliance of Energy Producers, que representa más de 3,000 productores independientes de petróleo asevero: “limitar las importaciones de petróleo es una adecuada política energética y una adecuada política económica y una adecuada política de seguridad nacional”.

La asociación Independent Petroleum Association of America declaró que no había adoptado una postura sobre las cuotas o los impuestos sobre las importaciones del petróleo crudo, pero que creía que el “sistema de libre mercado” era la mejor manera de apoyar a la industria.

También te puede interesar:

Tergiversación crónica arruina la economía de China

Turistas chinos amenazan “poder blando” de Beijing

Costo de los Juegos Olímpicos en Brasil excede presupuesto