Financial Times

Multimillonarios mexicanos: asolados pero no hundidos

El titán de las telecomunicaciones Carlos Slim, el hombre más rico del país y de 2010 a 2014 la persona más rica del mundo, perdió una quinta parte de su fortuna este año hasta marzo, según la lista de multimillonarios compilada por la revista Forbes.
FT. Multimillonarios mexicanos: asolados pero no hundidos.

Ha sido un malísimo momento para tener mucho dinero en México. (El Financiero)

La caída del peso a una baja histórica contra el dólar este año no significó, por primera vez, una inflación galopante y un trastorno económico para la población de la segunda mayor economía latinoamericana, un turbulento escenario que se ha visto con frecuencia en el pasado.

Pero sí causó bastante daño a los súper ricos del país, quienes ya están afrontando en sus industrias los retos de la regulación, la competencia o la caída de los precios de la materia prima.

El titán de las telecomunicaciones Carlos Slim, el hombre más rico del país y de 2010 a 2014 la persona más rica del mundo, perdió una quinta parte de su fortuna este año hasta marzo, según la lista de multimillonarios compilada por la revista Forbes.

A Ricardo Salinas, un magnate de los medios, la venta al por menor, y los bancos, le fue peor: su valor neto se redujo a la mitad. Germán Larrea, un minero multimillonario y el segundo hombre más rico de México, y Alberto Baillères, otro multimillonario minero y de venta al por menor, ambos perdieron la tercera parte de sus fortunas.

Para Slim, de 76 años, fue un giro abrupto: su riqueza había crecido 5.1 mil millones de dólares en la lista del 2015, comparado con su clasificación del 2014, y fue el quinto mayor ganador entre los 10 más ricos del mundo ese año. Pero todo eso cambió con el paso del 2015: se convirtió en el mayor perdedor multimillonario por mucho, con una caída de 22 mil millones borrados de su valor neto antes del fin del año.

Igual de bien que Slim tiene una reputación por la sencillez y por preocuparse menos por el dinero que por dejarles a sus hijos inversiones en sus empresas para que ellos las manejen con prudencia.

La caída de su riqueza reflejó los momentos difíciles que enfrenta el imperio de telecomunicaciones de Slim, América Móvil. La empresa ha sido golpeada por las pérdidas del peso contra el dólar; un colapso en la economía en el Brasil, que tradicionalmente ha sido su mercado de mayor crecimiento; duras reglas de competencia en México; y un agresivo jugador doméstico nuevo, AT&T. El año pasado América Móvil anunció una caída de casi 25 por ciento en beneficio neto.

No obstante, desde que Forbes publicó en marzo la clasificación de este año, la fortuna de Slim ha rebotado algo, 10 mil millones de dólares, para ser preciso.

Esto sigue a un inesperado aumento de la tasa por parte del Banco de México para detener la caída del peso contra el dólar e inyectar alguna confianza a los mexicanos, que sufrían bien conocidos dolores de miedo de que el reciente, aunque tenue, crecimiento económico estaba a punto de deshacerse.

La mayoría del cohorte doméstico de Slim también ha disfrutado una recuperación: Larrea, de Grupo México, ha visto como su valor ha subido un 27 por ciento y Baillères, quien encabeza Industrias Peñoles y es dueño de las lujosas tiendas de departamento Palacio de Hierro, fue testigo de una mejora de 19 por ciento desde que se publicó la clasificación del 2016.

La nota discordante entre los multimillonarios es Salinas. Es dueño del imperio de televisión TV Azteca — donde los ingresos por publicidad están bajo presión — al igual que la cadena de venta al por menor Elektra y Banco Azteca. Las acciones de Elektra están un 39 por ciento más bajas que al principio del 2015, y la riqueza del Sr. Salinas que se registraba a 4.3 mil millones de dólares en la clasificación de 2016, sólo ha subido a 4.7 mil millones desde entonces.

Muchos mexicanos sienten poca simpatía por una clase que parece vivir en un planeta diferente al de ellos. Un estudio para Oxfam por Gerardo Esquivel el año pasado reportó que el número de millonarios mexicanos había crecido un tercio entre 2007 y 2012, mientras que en el resto del mundo, su número había caído 0.3 por ciento.

Diez por ciento de los mexicanos, continuó el informe, eran dueños de casi dos tercios de la riqueza del país entero, un terrible y aparentemente insalvable abismo de desigualdad.

También te puede interesar:

Donald Trump acabaría con la “Pax Americana”

Los asiáticos ahorran y en América Latina gastan

Conforme estalla violencia, mexicanos pierden paciencia con Peña Nieto