Financial Times

Fábricas bien administradas no debieran tener nada que ocultar

Las visitas guiadas a fábricas representan la parte pública de una tendencia imparable y bienvenida hacia una mayor transparencia en la línea de producción.
Andrew Hill
22 junio 2015 21:35 Última actualización 23 junio 2015 5:0
FT.Fábricas bien administradas no debieran tener nada que ocultar.

La apertura alienta a los productores a mejorar su higiene y su funcionamiento. (El Financiero)

Mi primera visita a una fábrica – y probablemente todavía mi favorita – fue a la planta de condones Durex de la London Rubber Company en Chingford, Londres. Hay que tener en cuenta que el ver un preservativo de látex puesto a prueba inflándolo a un metro o más de longitud, tiende a permanecer en la memoria.

En aquellos tiempos, en 1988, estas visitas se ofrecían casi exclusivamente a personas involucradas con el negocio, proveedores, clientes y al ocasional periodista o dignatario. Pero hoy en día cualquiera puede visitar una fábrica de preservativos, en Taipéi. El público también puede observar aeronaves en construcción en Seattle y líneas de producción de cerveza, bates de béisbol o (si usted posee uno) los automóviles Bentley.

Las visitas guiadas a fábricas representan la parte pública de una tendencia imparable y bienvenida hacia una mayor transparencia en la línea de producción. La gente quiere saber qué se incluye en los productos que consume, razón por la cual los restaurantes empezaron a ‘poner en vitrina’ a sus chefs y cocinas, y por la cual las empresas de alimentos y bebidas fueron las pioneras del concepto.

La idea de que cada línea de producción debiera estar expuesta al público es inviable. Pero en las empresas más grandes, las dos principales razones para bloquear el acceso – secretos y seguridad – están perdiendo rápidamente su relevancia. Al mismo tiempo, los beneficios de permitirles la entrada a los visitantes – involucramiento, eficiencia, responsabilidad – son cada vez más evidentes.

Para empezar, nunca fue tan fácil para un visitante laico robar secretos de los procesos como la gente temía. Los prototipos siempre se pueden ocultar. En la actualidad, lo que es confidencial sobre una línea de producción está a menudo escondido en código informático, datos privados, o en el cerebro de importantes miembros del personal. En cuanto a la seguridad, los avances hacia la automatización libre de imperfecciones están convirtiendo a la mayoría de las fábricas en lugares seguros, e incluso atractivos, para trabajar y visitar.

Un nuevo informe de ARUP señala que plantas como la de BMW en Leipzig ahora mezclan líneas de ensamble con el trabajo de oficina. A medida que “las líneas entre los obreros y los administradores siguen desvaneciéndose”, la consultora predice que la forma en la cual las fábricas están distribuidas cambiará aún más. La fabricación aditiva –impresión tridimensional – traerá a la producción de vuelta a las ciudades, e incluso los hogares, dejando atrás los sombríos complejos industriales.

Un mayor número de dueños de fábricas está tratando de mostrar con orgullo su proceso. Algunos están instalando el tipo de paredes acristaladas que el arquitecto Sir Nicholas Grimshaw proféticamente diseñó en 1988 para la planta de impresión del Financial Times en East India Dock, Londres, con el propósito de que quienes pasaran pudieran ver el diario saliendo de las prensas. Otros están tomando inspiración de brillantes combinaciones de forma y función, tales como la antigua fábrica Lingotto de Fiat, donde los automóviles se movían a lo largo de una línea de ensamble en espiral con rumbo a las pruebas finales en una pista en la azotea con vistas a Turín.

Como declaró el Teatro Nacional de Londres en relación con su recientemente inaugurada pasarela – desde la cual el público puede ver los preparativos de la utilería y el escenario para las producciones más recientes – “nunca se pensó que el público fuera a ver detrás del escenario”. Pero en dónde es factible permitírselo, hay mucho por ganar.

Algunos dirán que esta nueva apertura es simplemente un espectáculo. Pero el querer fortalecer la relación con los clientes – “la fábrica como sala de exposición”, como lo expresó ARUP – es una razón perfectamente válida para deshacerse del ‘misterio’. Si Nestlé tiene sentido común, por ejemplo, comenzará a organizar visitas a sus fábricas de fideos Maggi para los consumidores indios, quienes están preocupados por las denuncias de que el popular producto no es tan puro como se afirma.

Otra buena razón para la apertura es que alienta a los productores a mejorar su higiene y su funcionamiento. John Dowdy de McKinsey, quien ha estudiado décadas de datos de productividad en el campo de la fabricación, aseguró que la pulcritud, la actividad (“personas que se desplazan con un propósito”), y el ver a los gerentes de operaciones en el taller son señales probadas de una planta bien administrada.

Algunas “visitas a la fábrica” ya son sólo como a museos de una prosperidad pasada, mientras que partes de la cadena de suministro que son sucias, para tareas pesadas, o que requieren trabajo intensivo han sido clausuradas, subcontratadas o deslocalizadas a lugares fuera de la ruta turística industrial.

Pero yo prefiero pensar en el acceso a las líneas de montaje como el primer paso de someter todas las partes de cualquier negocio, dondequiera que se encuentre, a un mayor escrutinio.

También te puede interesar

Mercado del petróleo especula sobre coberturas

Pastillas ilícitas para los hipercompetitivos en trabajo y escuela

Los prestamistas de la revolución “peer-to-peer” suenan extrañamente familiares