Financial Times

Pastillas ilícitas para los hipercompetitivos en trabajo y escuela

Un informe estadounidense estimó que un 34 por ciento de los estudiantes universitarios había utilizado medicamentos para el TDAH principalmente durante períodos de gran estrés académico.
Emma Jacobs
18 junio 2015 19:52 Última actualización 19 junio 2015 8:21
Drogas para mejorar rendimiento

El efecto del uso de fármacos para mejorar el rendimiento está por verse; algunos los alaban. (Tomada de Twitter)

Después de romperse una pierna y aumentar 50 libras de peso, John Smith tomó Vyvanse para suprimir su apetito. Él lo hizo siguiendo el consejo de un amigo estudiante de medicina que había perdido un total de 20 libras “casi milagrosas” a pesar de no haber cambiado nada en su estilo de vida. Vyvanse funcionó: el Sr. Smith rápidamente se deshizo del exceso de peso.

Sin embargo, también se dio cuenta de que, cuando tomaba Vyvanse – un medicamento recetado para tratar la hiperfagia compulsiva y el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en niños y adultos – podía “hiperenfocarse” en su trabajo. En la actualidad, este individuo de 30 años de edad (quien eligió un seudónimo al ser entrevistado para este artículo) “se toma una pequeña dosis” cada vez que tiene que terminar algo rápidamente en su trabajo como analista para un grupo de inversión en Estados Unidos.

Vyvanse le permite ‘apagar el mundo’, concentrarse y sumergirse en los números. “Crea en mí un deseo obsesivo compulsivo de revisar mi trabajo”.

Él no tiene una receta para el medicamento, pero compra una pastilla a la vez de un amigo que sí la tiene. El Sr. Smith también ha vendido pastillas a los amigos que sienten que necesitan ayuda para concentrarse o trabajar largas horas. Nunca lo hace con fines de lucro, insiste en señalar, y con frecuencia pierde dinero. “Simplemente ayudo a mis amigos cuando lo solicitan”, afirmó.

Estas historias no sorprenden a Michael Sinclair, un sicólogo con sede en la City of London. Él está acostumbrado a ver un flujo constante de clientes jóvenes que reportan el consumo de drogas como Vyvanse o Adderall, las cuales se prescriben para el TDAH, o Modafinilo, que se utiliza para tratar la narcolepsia, buscando ayuda para concentrarse o trabajar durante períodos de tiempo más largos. “Las personas las están comprando las unas de las otras, y por el Internet”.

Patrick Curtis, un exanalista de banca y fundador de Wall Street Oasis, un sitio especializado en carreras en el sector financiero, observa un cambio generacional en el uso de drogas. Existe un cambio entre los empleados jóvenes de Wall Street del uso de alcohol y cocaína hacia el de las llamadas “drogas para mejorar el rendimiento”. Declaró: “Las exigencias del trabajo han aumentado y los fármacos preferidos han evolucionado como resultado de esto”.

Un trabajador del sector tecnológico, quien prefiere permanecer en el anonimato, tomó Adderall para que le ayudara a pasar sus exámenes de bachillerato. “Adderall, ya sea que tenga un efecto fisiológico o psicológico, te ayuda a pasarlos”.

Un inconveniente es que, a veces, le hacía concentrarse en las cuestiones equivocadas: “Empiezas a leer un tema que no está relacionado y sigues investigándolo porque estás interesado en él”.

Es difícil estimar el número de personas que utilizan tales medicamentos por razones de productividad en lugar de médicas. Un informe estadounidense estimó que un 34 por ciento de los estudiantes universitarios había utilizado medicamentos para el TDAH principalmente durante períodos de gran estrés académico. Otros estudios han sugerido que la cifra es más baja. Los investigadores del King’s College London y la London School of Economics hallaron que el 9 por ciento de los estudiantes encuestados había utilizado Modafinilo, Adderall o Ritalin al menos una vez. El Modafinilo está aprobado en EU para ayudar a los trabajadores con turnos a mantenerse alertas. Pero como lo señaló un informe en 2012 titulado Human Enhancement and the Future of Work, “la definición de trabajo por turnos puede abarcar muchos patrones de trabajo diferentes”.

Johann Hari – un experiodista del periódico The Independent, quien dejó su trabajo después de admitir plagio y luego escribió un libro sobre la guerra contra las drogas – recientemente habló de su uso de la droga contra la narcolepsia, Provigil. “Puedo trabajar todavía más, estar procesando información constantemente y dormir sólo cuatro horas por noche”. Él cree que se volvió adicto. Los efectos a largo plazo de estos fármacos en una mente sana están aún por determinarse.

El Dr. Sinclair teme que la gente está tratando de usar drogas para “eliminar los peores aspectos de sí mismos”. Los que vienen a su consulta tienden a ser perfeccionistas “que temen el fracaso”. A él le preocupa que la gente no se está permitiendo sentir cansancio ni tristeza. “En realidad, es aceptable sentirse triste”, aseguró.

John Harris, profesor de bioética en la University of Manchester, es más optimista. Él está, en términos generales, a favor de la tecnología y las drogas que mejoran el rendimiento. “Si todo el mundo está trabajando todo el tiempo, existe presión”.

En cuanto al seudónimo Sr. Smith, él no le da importancia a la idea de que está bajo demasiada presión. “¿Honestamente? Me encanta mi empleo y me encantaría poder trabajar aún más”.

También te puede interesar

Los prestamistas de la revolución “peer-to-peer” suenan extrañamente familiares

Divorcio con Grecia dejará mucho tiempo para arrepentirse

Crimen y castigo: México paga el precio de la impunidad