Empresas

CRCC podría ganar nueva licitación de tren México-Querétaro: fuentes

Fuentes cercanas a la china CRCC e incluso aquellos que compitieron en su contra en la oferta original dicen que sigue teniendo posibilidades de ganar, considerando su amplio plan de financiación, su económica tecnología de alta velocidad y apoyo político en México. 
Reuters
14 enero 2015 8:44 Última actualización 14 enero 2015 10:11
Sólo la paraestatal china CRCC, en consorcio con GIA y Prodemex entregaron oferta, por lo que, salvo que el gobierno la descalifique, lo más probable es que será la entrada de los constructores asiáticos al país.

Sólo la paraestatal china CRCC, en consorcio con GIA y Prodemex entregaron oferta, por lo que, salvo que el gobierno la descalifique, lo más probable es que será la entrada de los constructores asiáticos al país. Foto: Nallely Ortigoza

China Railway Construction Corp (CRCC) parece encaminada a ganar el contrato para construir el tren de alta velocidad México-Querétaro, incluso después de que su puja ganadora original fue revocada cuando quedó envuelta en un escándalo político, dijeron fuentes.

Hoy miércoles, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes dio  a conocer los términos para el relanzamiento de la licitación del tren por unos 3 mil 750 millones de dólares. 

Fuentes cercanas al gigante ferroviario chino e incluso aquellos que compitieron en su contra en la oferta original dicen que CRCC sigue teniendo posibilidades de ganar, considerando su amplio plan de financiación, su económica tecnología de alta velocidad y apoyo político en México.

La semana pasada, CRCC, que no respondió inmediatamente las solicitudes de comentarios, dijo que estaba segura de ganar. En la última oferta, Eximbank de China acordó financiar el 85 por ciento del monto total del proyecto.

Desde que asumió el poder en el 2014, Peña Nieto ha buscado las inversiones chinas en un esfuerzo por frenar la alta dependencia de México de Estados Unidos. China en los últimos años ha expandido su presencia en América Latina y promete inversiones por 250 mil millones de dólares durante la próxima década.

Tanto México como Pekín han subrayado la importancia del proyecto, que sería el primer tren de alta velocidad de América Latina, y la primera obra china de este tipo en el extranjero luego de que construyó la red ferroviaria de alta velocidad más grande del mundo dentro de sus fronteras en menos de 10 años.

Después de que 16 empresas, entre ellas Siemens, Bombardier y Mitsubishi se retiraron de la licitación, dejando al consorcio liderado por CRCC como el ganador de facto, comenzaron las preguntas incómodas.

"El proceso estuvo viciado desde un comienzo, eso no se cuestiona", dijo una fuente de la parte china de la oferta original que pidió permanecer en el anonimato.

LA ESPOSA DEL PRESIDENTE

La polémica estalló cuando salió a la luz que Grupo Teya, una de las empresas mexicanas que formaban parte del consorcio liderado por CRCC, es una filial de un contratista del Gobierno que es dueño de una millonaria mansión que la esposa de Peña Nieto estaba en proceso de compra.

El Gobierno revocó el fallo el 6 de noviembre, unos días antes de que las revelaciones sobre Teya fueran publicadas. Desde entonces ha lidiado con un escándalo de conflicto de intereses.

El titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, dijo a legisladores en diciembre que ninguna de las firmas mexicanas en el consorcio original participaría en la nueva oferta, por lo que queda por ver con qué compañías se asociará ahora CRCC.

Un ejecutivo de un importante fabricante europeo de trenes que participó en la puja original dijo que la propuesta financiera china era sumamente competitiva. El ejecutivo dijo que su empresa sólo podría financiar la construcción de los trenes, pero no las vías, estaciones y otra infraestructura como propuso el gigante chino.

Su compañía confía en que la indignación pública eche por tierra la oferta china.

"Esas condiciones financieras a las que tiene acceso, le permitan proponer condiciones mucho mas favorables que cualquier otro grupo", dijo el senador Gerardo Flores, que forma parte de la Comisión de Comunicaciones y Transportes en la Cámara alta.

"Me preocupa que se anticipe que sea este grupo, que se de por descontado que ellos van a ganar", agregó Flores, del Partido Verde Ecologista de México. 

El legislador dijo que cualquier duda sobre la licitación sentaría un mal precedente para el Gobierno que busca abrir su sector energético a la inversión extranjera.

El Gobierno mexicano niega que el proceso fuera diseñado para beneficiar al gigante chino y ha acogido con satisfacción el hecho de que CRCC pujará otra vez.

Los términos específicos de financiamiento de CRCC no estaban disponibles inmediatamente.

Esta vez, sin embargo, el gigante chino ofrecerá condiciones menos generosas, dijo una fuente con conocimiento de los planes de Pekín, ya que considera que su puja ganadora original fue revocada injustamente por un conflicto político local de México con el que no tenía relación.

El ejecutivo del importante fabricante europeo de trenes dijo que sería casi seguro que gane CRCC si une sus fuerzas con una constructora mexicana menos controvertida, como ICA . Si eso sucede, dijo que su empresa se retiraría de la puja.

El Gobierno mexicano prevé licitar tres trenes, incluyendo el México-Querétaro, con un valor conjunto de 7 mil 500 millones de dólares.

En días recientes, el secretaría de Comunicaciones y Transportes de México pidió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) vigilar la transparencia de la licitación del tren México-Querétaro.