Putin

Pekín y Moscú se acercan porque se necesitan más que nunca.