Dinero, Fondos y Valores

El ‘poder de veto’ de una minoría

El voto minoritario de cuatro ministros, incluido el de Arturo Zaldívar, evitó que la reforma a la LIE fuera declarada inconstitucional, explica Víctor Piz.

La resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) de 2021 sólo incrementa la incertidumbre en el sector energético, como reportó El Financiero en sus páginas de este viernes.

La reforma a esa legislación secundaria en materia de electricidad no es inconstitucional, aunque el pleno de ministros tampoco confirmó su constitucionalidad plena, lo que permite continuar los juicios de amparo promovidos por empresas y particulares.

El máximo tribunal se pronunció sobre la acción de inconstitucionalidad promovida por senadores de oposición en contra de la reforma a la LIE.

Quedan pendientes de discusión en el pleno las controversias constitucionales interpuestas por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y el gobierno de Colima de la administración anterior, pero ya se definió el criterio respecto a la también llamada ‘ley Bartlett’.

Como se sabe, se requería de una mayoría calificada –ocho votos de 11 ministros– para declarar la inconstitucionalidad con efectos generales y definitivos para todos.

El voto minoritario de cuatro ministros, incluido el del presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar, evitó que la reforma a la LIE fuera declarada inconstitucional.

Dado que siete ministros consideraron inconstitucional la reforma, eso sería suficiente para que los jueces de distrito y tribunales colegiados siguieran ese criterio y concedieran los amparos.

A diferencia de la acción de inconstitucionalidad y la controversia constitucional, que requieren de la mayoría calificada para tener efectos generales, en el juicio de amparo sólo se requiere de mayoría simple.

Los amparos que las empresas promovieron en lo particular en contra de la LIE se tendrían que resolver sobre la base del voto de una mayoría simple de los ministros en sala o el pleno.

En sala, la ley impugnada vía juicio de amparo se declararía inconstitucional con tres votos y en el pleno, con seis.

Lo que ocurrió el jueves en el pleno de la SCJN equivale a dar ‘poder de veto’ a una minoría de cuatro ministros respecto a una ley considerada inconstitucional por otros siete ministros, quienes estiman que viola los principios de competencia económica y afecta el medio ambiente.

Pero así son los mecanismos y las reglas de control constitucional en la Corte, donde ya había un precedente sobre lo que se discutió en la semana en materia de electricidad.

La reforma a la LIE fue el segundo intento del presidente López Obrador y de su gobierno para cambiar la forma en que opera el mercado de la electricidad en México.

El primero fue la Política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, emitida por la Secretaría de Energía en mayo de 2020.

Sobre esa política, conocida como ‘decreto Nahle’, la Cofece interpuso una controversia constitucional ante la SCJN al estimar que violentaba los principios fundamentales de competencia y libre concurrencia.

La SCJN declaró inválido, en buena parte, el acuerdo de la Sener por el que se creaba dicha política.

Si bien se dejó insubsistente, sus elementos principales fueron retomados en la reforma a la LIE, que viene a cambiar las ‘reglas del juego’ en el mercado eléctrico mexicano.

La reforma, que modifica el criterio de despacho de la energía eléctrica para darle prioridad a la generada por las hidroeléctricas y centrales de la Comisión Federal de Electricidad sobre la de particulares y empresas privadas, fue aprobada por ambas Cámaras del Congreso y promulgada por el Ejecutivo en marzo de 2021.

La decisión del pleno de la SCJN de declarar la validez de esa reforma a la LIE antecede a la pronta discusión en la Cámara de Diputados de la reforma constitucional del Ejecutivo en materia eléctrica.

Por lo pronto, la resolución de la Corte le otorga una pequeña victoria legal a AMLO, quien este viernes dijo que “ahora viene la reforma constitucional, pero con lo que se logró ayer se nos alivianó la carga”.

El presidente había dicho que en la discusión de la LIE se demostrará si los ministros de la SCJN “defienden el interés público o los intereses patronales”.

Viene otro capítulo en el que, bajo la misma retórica nacionalista, ahora se verá qué diputados se van exhibir como “traidores a la patria”.

COLUMNAS ANTERIORES

La ‘década perdida’ de México
Aún no ha pasado lo peor de la inflación

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.