Dinero, Fondos y Valores

Crecimiento decepcionante… otra vez

La visión optimista del presidente López Obrador no es compartida por algunos bancos de inversión del exterior, que tienen otra perspectiva del país y su economía.

En su videomensaje sobre la venta de Citibanamex, el presidente López Obrador dijo que al sector financiero y a la banca, sobre todo a las instituciones cuyos accionistas son extranjeros, les ha ido mucho muy bien en México.

Y les ha ido bien, continuó, porque en el país hay un auténtico Estado de derecho, hay gobernabilidad, paz, tranquilidad y piso parejo, además de que no hay corrupción ni influyentismo.

“Todo esto da mucha confianza para invertir en México”, abundó el presidente al destacar que el peso no se ha devaluado frente al dólar y las finanzas públicas resistieron la crisis provocada por la pandemia sin contratar deuda adicional.

“México tiene condiciones inmejorables para crecer”, afirmó AMLO y sostuvo que está llegando mucha inversión extranjera, se están creando empleos y vamos a salir adelante.

Pero la visión optimista del presidente no es compartida por algunos bancos de inversión del exterior, que tienen otra perspectiva del país y su economía.

Según sus escenarios, es inevitable que este año la economía mexicana tenga un rendimiento inferior al esperado por el gobierno.

En la semana se publicaron dos amplios reportes sobre México que incluyen revisiones a la baja en las expectativas de crecimiento.

En uno, Credit Suisse anticipa que 2022 será otro año de “crecimiento decepcionante” para el país.

Prevé que el crecimiento sorprenderá a la baja y dejará a México como uno de los pocos países a nivel mundial cuyo PIB este año se mantendrá por debajo de los niveles previos a la pandemia.

El reporte elaborado por el economista Alonso Cervera señala que la actividad económica terminó el 2021 con una nota débil, pues el PIB cayó inesperadamente en el tercer trimestre y probablemente se mantuvo sin cambios en el cuarto.

Hay que tener en cuenta que ese desempeño de la economía se dio antes de la llegada de la variante ómicron al país.

Credit Suisse estima que el PIB de México probablemente creció a una tasa anual promedio de 5 por ciento el año pasado, después de una caída de 8.3 por ciento en 2020.

De acuerdo con su análisis, es probable que el crecimiento del PIB decepcione este año, en parte debido a los efectos de base de comparación.

Pronostica que el PIB crecerá a una tasa promedio anual de sólo 1.7 por ciento en 2022, por debajo del 2.3 por ciento estimado previamente.

Su previsión es claramente menor que las expectativas del mercado y, más aún, los pronósticos oficiales.

En el otro reporte, BofA Securities, que ve a México en un “régimen de bajo crecimiento”, recortó sus previsiones del PIB para 2021 y 2022.

Lo hizo tras los recientes datos débiles de actividad económica, que “sigue decepcionando”, así como el rápido aumento de casos de covid-19 a nivel mundial y en México debido a la variante ómicron.

Para 2021 el banco de inversión espera un crecimiento del PIB de 5.2 por ciento desde 5.8 por ciento anterior.

Y para 2022 estima un crecimiento económico de sólo 1.5 por ciento desde 2.5 por ciento previamente.

El reporte de BofA Securities, elaborado por el economista Carlos Capistrán, señala que en México se está produciendo un bajo crecimiento a pesar del fuerte dinamismo de Estados Unidos, que está ayudando a la economía mexicana a través del comercio y las remesas.

Advierte que una combinación de políticas conservadoras, alta incertidumbre y bajas expectativas económicas, junto con los efectos del covid, están detrás de la dinámica de bajo crecimiento de nuestra economía.

Credit Suisse y BofA Securities no son los únicos que han hecho revisiones a la baja en sus perspectivas de crecimiento llevándolas a un terreno que está lejos del optimismo de AMLO.

En diciembre Citibanamex había recortado la tasa de crecimiento anual estimada para 2022 a 1.9 por ciento desde su previsión anterior de 2.7 por ciento, pero a principios de enero la redujo a 1.8 por ciento.

Su revisión se sustenta en que anticipa una desaceleración de la economía estadounidense, así como una moderación en la recuperación de la demanda interna.

Citibanamex pronostica un crecimiento anual de 4.8 por ciento en todo 2021, que representa la visión más pesimista entre las expectativas de los analistas.

Los tres bancos coinciden en que en 2022 persistirá tanto un crecimiento reducido como un ritmo modesto de recuperación en México, con lo que el nivel del PIB nacional aún se mantendrá por debajo de lo alcanzado en 2019, antes de la pandemia.

COLUMNAS ANTERIORES

Los 15 millones de mexicanos ‘desaprovechados’
Vientos en contra de la recuperación

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.