Dinero, Fondos y Valores

Un camino largo aún por recorrer

La economía global continúa su recuperación y el mundo sigue ‘capoteando’ la pandemia, destacan las reuniones anuales de otoño del FMI y el BM.

Durante las reuniones anuales de otoño del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que concluyen este domingo en Washington, se puso énfasis en que la economía global continúa su recuperación y el mundo sigue ‘capoteando’ la pandemia.

Sin embargo, se destacó la persistente divergencia entre países como resultado de las marcadas diferencias en el acceso a las vacunas contra covid-19.

Se planteó la urgencia de acelerar la vacunación universal y contener la propagación de la pandemia.

Para confrontarla, la intención es avanzar hacia el objetivo internacional de vacunar al menos a 40 por ciento de la población en todos los países para finales de 2021 y a 70 por ciento para mediados de 2022.

Al 14 de octubre, 47.3 por ciento de la población mundial ha recibido al menos una dosis de la vacuna y 35.7 por ciento está completamente vacunada, de acuerdo con el sitio Our World in Data.

Se han administrado 6.6 mil millones de dosis en todo el mundo y actualmente se suministran 22.4 millones cada día.

Pero sólo 2.7 por ciento de las personas en los países de bajos ingresos han recibido al menos una dosis.

En Emiratos Árabes Unidos, Portugal, Chile, España y Singapur más del 80 por ciento de sus habitantes han sido vacunados, la mayoría con dos dosis.

Por el contrario, en Nigeria, Etiopía y Kenya la cobertura no llega ni al 6 por ciento.

México, según la misma fuente, tiene 51.7 por ciento de la población inoculada, pero sólo 38.1 por ciento está completamente vacunada, ni la mitad de los mexicanos. Aun así, nuestro país está por arriba del promedio mundial.

Bloomberg reportó este viernes que México fue el primer país latinoamericano en empezar su vacunación, pero diez meses después está ya muy atrás de sus pares regionales, incluido Brasil, que tiene una población más grande.

En efecto, Brasil tiene 47 por ciento de sus habitantes completamente vacunados; Argentina, 53 por ciento; Ecuador, 58 por ciento, y Chile, 74 por ciento.

Además, el plan de vacunación no ha contribuido a tener una reducción sustancial en la tasa de letalidad en México, que mide el número de muertes por cada 100 casos confirmados de covid-19.

La tasa de letalidad nos dice que, oficialmente, mueren 7.6 personas por cada 100 que se contagian del virus SARS-CoV-2 en nuestro país.

Bajo esa medición, México es el país más afectado por covid-19 en todo el mundo, pero no es el que tiene la mayor cantidad de muertes en general, donde es cuarto lugar mundial después de Estados Unidos, Brasil e India.

Si bien se ha avanzado en la contención de la pandemia, todavía no está controlada ni lo estará mientras el surgimiento de nuevas variantes del virus mantenga la incertidumbre sobre su contagiosidad y resistencia a las vacunas disponibles.

Aunque el martes pasado se volvió a superar el millón de dosis aplicadas en un día, lo que no ocurría desde hace dos meses, el avance en el plan nacional de vacunación sigue siendo insuficiente para reducir las muertes por SARS-CoV-2 y alcanzar una alta inmunidad colectiva.

Este viernes se anunció que la Ciudad de México y el Estado de México pasarán a semáforo verde –nivel bajo de riesgo epidémico– a partir del lunes y así se mantendrán por lo menos dos semanas.

Les tomó cuatro meses volver al semáforo verde, donde, formalmente, no hay restricciones de movilidad ni de actividades económicas y sociales, que se podrán llevar a cabo de manera habitual.

El tránsito del riesgo epidémico moderado a bajo beneficiará a las actividades que requieren y dependen de la interacción social, en las que aún no se alcanzan los niveles previos a la pandemia.

Si bien es importante regresar a la ‘normalidad’ de manera paulatina, hay que estar conscientes de que, como lo advirtió recientemente la Organización Panamericana de la Salud, la pandemia no está domada en México ni lo estará mientras la enfermedad infecciosa y sus variantes circulen en el país.

Eso sin contar que, según el mismo organismo de las Naciones Unidas, habrá rebrotes y una alta transmisión del virus en 2022.

COLUMNAS ANTERIORES

Si así vamos a la mitad del camino…
‘Tormenta perfecta’ para el peso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.