Dinero, Fondos y Valores

Orejas y rabo para Herrera y Díaz de León

A Herrera se le reconoce por la prudencia en el manejo de las finanzas públicas y la deuda; en tanto que Díaz de León mantuvo una postura monetaria prudente durante la crisis económica.

Con más de seis meses de anticipación, el presidente López Obrador anunció ayer que Arturo Herrera será propuesto como gobernador del Banco de México y que Rogelio Ramírez de la O será el próximo secretario de Hacienda.

Herrera sustituirá a Alejandro Díaz de León, cuyo periodo como gobernador de Banxico concluye hasta el 31 de diciembre.

Hace tres viernes, AMLO adelantó en su conferencia mañanera que Díaz de León no iba a ser propuesto para un segundo periodo de seis años como gobernador del Banco Central.

También anticipó que el próximo gobernador de Banxico “va a ser un economista de mucho prestigio, un profesional que va a cumplir con los requisitos de tener experiencia en materia económica y financiera, y de haber trabajado en un área relacionada con el manejo de las finanzas”.

El lunes siguiente, AMLO abundó en el tema y garantizó que “vamos a cumplir el compromiso de respetar la autonomía” del organismo central, por lo que “no vamos a intervenir en la política (monetaria) del Banco de México”.

Pero el anuncio tan anticipado del cambio de gobernador en Banxico generó incertidumbre en los mercados financieros sobre el perfil del sucesor de Díaz de León y su cercanía con el presidente.

AMLO reconoció que ese anuncio “podía producir incertidumbre”, por lo que de una vez decidió confirmar que va a ser Arturo Herrera para que no haya nerviosismo y el relevo en el Banco Central se lleve a cabo de manera ordenada.

El anuncio de ayer sorprendió por su anticipación, más de seis meses antes del relevo formal y legal, pero no por la nominación de Herrera, quien se convirtió en el candidato más viable para Banxico después de que la semana pasada el subgobernador Gerardo Esquivel se autodescartó por “razones personales”.

A Herrera, un economista experimentado, se le reconoce por la prudencia en el manejo de las finanzas públicas y la deuda durante la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19, pero se le critica por la falta de medidas de estímulo fiscal para apoyar a los sectores más afectados.

El aún secretario de Hacienda dijo que defenderá la autonomía del Banco Central y el mandato de estabilidad de precios, pero recordó que las decisiones de política monetaria se toman en la Junta de Gobierno, que se integra por cinco miembros.

La nominación de Herrera como gobernador será la cuarta propuesta que hace el presidente López Obrador para la Junta de Gobierno de Banxico en lo que va de su administración, después de las designaciones de Esquivel, Jonathan Heath y Galia Borja.

De ser ratificado por el Senado, Herrera se convertirá en el tercer banquero central que previamente es secretario de Hacienda, después de Guillermo Ortiz y Agustín Carstens.

Díaz de León, por su parte, concluirá su encargo con el reconocimiento de que, ante la crisis causada por la pandemia, Banxico mantuvo una postura monetaria prudente y preservó su autonomía institucional.

En unas semanas se concretará la transición en Hacienda, a donde llegará Ramírez de la O, un economista respetado muy cercano a AMLO que tendrá la responsabilidad de asegurar un sano balance fiscal anual hacia 2024 y financiar el presupuesto de los programas de desarrollo y bienestar, entre otros encargos.

Faenas de orejas y rabo avalan las trayectorias respectivas de Herrera y Díaz de León en Hacienda y Banxico. Siguiendo la analogía de la tauromaquia, habrá que ver si, ya en el ruedo, Ramírez de la O triunfa y gana la confianza de la exigente afición. Ojalá que sí.

COLUMNAS ANTERIORES

Al acecho, la ‘maldición’ del crecimiento inercial
Reequilibrio de fuerzas lanza guiño a mercados

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.