Dinero, Fondos y Valores

T-MEC, la ‘tabla de salvación’ de México

La primera reunión de la comisión de comercio del tratado se llevará a cabo en un ambiente de tensiones entre nuestro país y Estados Unidos.

Justo a tiempo llega la primera reunión de la Comisión de Libre Comercio del T-MEC, que se llevará a cabo de manera virtual el lunes y martes próximos, donde la anfitriona será la representante comercial de Estados Unidos, la embajadora Katherine Tai.

En el encuentro participarán la secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier, así como la ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá, Mary Ng.

Será la primera reunión de las tres ministras desde la entrada en vigor el 1 de julio de 2020 del T-MEC, que modernizó las reglas para el comercio y la inversión en América del Norte.

Según un comunicado publicado ayer por la Oficina del Representante Comercial de EU (USTR), en la reunión “las ministras recibirán actualizaciones sobre el trabajo que ya está en marcha para promover la cooperación en el marco del Tratado y mantendrán discusiones sólidas sobre las obligaciones laborales y ambientales del T-MEC”.

No se hace referencia al capítulo energético, que es uno de los temas de mayor interés de los socios de México, sobre todo de EU, junto con las nuevas disposiciones en materia laboral y de medio ambiente.

A principios de la semana se presentó el primer caso sobre el ejercicio de la libertad sindical en México bajo el mecanismo laboral de respuesta rápida, que pondrá a prueba el T-MEC.

Es un caso de presunta denegación de derechos laborales promovido por sindicatos estadounidenses, entre ellos el de la activista Susana Prieto y la influyente central obrera AFL-CIO, contra Tridonex, empresa de autopartes ubicada en Matamoros, con matriz en Filadelfia y controlada por un grupo canadiense.

El ‘plato fuerte’ vino a mitad de la semana, cuando la USTR solicitó al gobierno mexicano revisar la supuesta denegación de derechos de libre asociación y negociación colectiva a los trabajadores de la planta de General Motors en Silao.

México respondió que iniciaba la revisión del caso y anunció que la Secretaría del Trabajo resolvió reponer el proceso de legitimación del contrato colectivo en la planta automotriz.

Legisladores estadounidenses del Comité de Medios y Procedimientos de la Cámara de Representantes, celoso guardián de la agenda comercial de EU, comprometieron a la embajadora Tai a abordar ambos casos en la reunión de la Comisión de Libre Comercio.

Al hacerlo, lo que buscan es cuestionar qué tanto están entre las prioridades de la administración del presidente López Obrador la democratización de la vida sindical y el pleno respeto de los derechos de los trabajadores, incluida la negociación colectiva.

El ‘contraataque’ de México se dio en Washington, donde el embajador Esteban Moctezuma envió una carta al secretario del Trabajo de EU, Marty Walsh, en la que asegura que el gobierno mexicano ha detectado diversos incumplimientos de las leyes laborales estadounidense en perjuicio de los trabajadores migrantes de las industrias agrícola y de procesamiento y empacado de proteína.

Al no haber una acusación puntual, como en las denuncias de denegación de derechos a los trabajadores en Tridonex y la planta de GM, la carta de Moctezuma es un mensaje político para señalar que si EU ve abusos laborales aquí, México también tiene claro que allá hay violaciones contra los trabajadores agrícolas mexicanos.

En ese ambiente de tensiones entre México y EU se llevará a cabo la primera reunión de la Comisión de Libre Comercio del T-MEC, que está llamado a fortalecer la integración comercial con nuestros socios en América del Norte, lo que debe abonar a la recuperación de la economía mexicana.

Dicen que siempre es mejor un mal arreglo que un buen pleito.

El caso es que México, si quiere salir más rápido de la crisis causada por la pandemia, está obligado a no perder la oportunidad de sincronizar su recuperación económica con la de su principal socio comercial, donde el T-MEC será la ‘tabla de salvación’.

COLUMNAS ANTERIORES

Al acecho, la ‘maldición’ del crecimiento inercial
Orejas y rabo para Herrera y Díaz de León

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.