Dinero, Fondos y Valores

El triple reto de la gobernanza

De manera particular, el aumento de la inseguridad desalienta la inversión necesaria para recuperar más rápido de lo deseable el crecimiento de la economía.

En la encuesta nacional de El Financiero publicada hace dos semanas, la inseguridad pública se consolidó como el principal problema que hay en el país hoy en día, seguido de la situación económica, mientras que el tema del coronavirus se ubicó en un ya lejano tercer lugar.

La percepción de la opinión pública, donde la inseguridad es algo que “preocupa mucho” a dos de cada tres mexicanos, no está nada alejada de las inquietudes de los analistas del sector privado sobre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento de México en los próximos meses.

De acuerdo con la encuesta más reciente del Banco de México, publicada el lunes pasado, los especialistas consultados consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con la gobernanza (44 por ciento de las menciones) y las condiciones económicas internas (40 por ciento).

A nivel particular, los principales factores son la incertidumbre política interna (18 por ciento de las respuestas); la debilidad del mercado interno (16 por ciento); la incertidumbre sobre la situación económica del país (15 por ciento); los problemas de inseguridad pública (11 por ciento), y otros problemas de falta de Estado de derecho (9 por ciento de las respuestas).

Más abajo están la corrupción y la impunidad, sobre las que debe continuar el esfuerzo de combatirlas, lo mismo que de la negligencia y la incompetencia.

Los lamentables hechos ocurridos en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México por una evidente falla estructural de la obra civil son un botón de muestra más de casos que lastiman la confianza ciudadana.

A ver si el ‘carpetazo’ y el olvido no son el destino del incidente mortal en Tláhuac.

La lucha contra la corrupción será efectiva cuando las instituciones cumplan con su función y se haga valer el Estado de derecho, que estará a prueba en las elecciones venideras.

En este momento el obstáculo más grande para el crecimiento económico de México es la incertidumbre política interna que genera el proceso electoral, que se desarrolla en un ambiente de debilidad institucional y polarización social.

De acuerdo con el INE, las elecciones del 6 de junio no sólo serán distintas a otras por la pandemia, sino que serán las más grandes de la historia por el número de mexicanos que podrán votar, más de 93.5 millones.

Pero de vuelta a la encuesta de Banxico de abril, otros factores de gobernanza a los que los analistas les asignan un alto nivel de preocupación son los problemas de inseguridad pública y los relacionados con la falta de Estado de derecho.

Todos los factores mencionados se convierten en condiciones que no incentivan la inversión privada, que no sólo está muy por debajo de los niveles previos a la pandemia, sino que mantiene la atonía que la ha caracterizado desde antes de la crisis sanitaria.

En el país prevalece un entorno poco propicio para la inversión privada, según los analistas del sector privado encuestados por Banxico.

Seis de cada 10 expertos consideran que la coyuntura actual no es favorable para realizar inversiones. Sólo uno de cada 10 especialistas piensa que este es un buen momento para invertir.

De manera particular, el aumento de la inseguridad desalienta la inversión necesaria para recuperar más rápido de lo deseable el crecimiento de la economía.

Reactivar la actividad económica, no sólo en la etapa de recuperación pospandémica, requiere de mejorar la seguridad, fortalecer el Estado de derecho y combatir la corrupción e impunidad. Un triple reto.

COLUMNAS ANTERIORES

T-MEC, la ‘tabla de salvación’ de México
El reto de credibilidad que enfrenta Banxico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.