Dinero, Fondos y Valores

¿Qué decidirá el voto en estas elecciones?

Si bien la aprobación del presidente no es lo único que va a definir el resultado electoral, las votaciones para diputados federales permitirán conocer qué tanto respaldo perdió AMLO.

El inicio de las campañas políticas formaliza la puesta en marcha de las elecciones, que culminarán con las votaciones del domingo 6 de junio, cuando se renovarán la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales, más de mil 900 ayuntamientos y las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

Serán las elecciones más grandes y complejas de la historia, en las que no sólo se definirán alrededor de 21 mil cargos, sino que casi 95 millones de mexicanos estamos convocados a las urnas.

De acuerdo con la primera entrega de la serie Coordenadas de la Elección Intermedia 2021, publicada por Citibanamex la semana pasada, la bancada de Morena y su potencial coalición ampliada podría reducirse de 66 por ciento de los asientos que controla hoy en la Cámara de Diputados a entre 56 y 60 por ciento.

De los 30 congresos estatales en juego este año, el reporte elaborado por Adrián de la Garza y Nydia Iglesias pronostica que Morena terminará con el control mayoritario de 12 a 14, lo que implicaría una pérdida de poder relativo desde los 18 que controla actualmente.

En el caso de las elecciones para gobernador, Citibanamex estima que la pequeña base actual de siete entidades de Morena y sus aliados puede expandirse: “de las 15 gubernaturas que se renovarán, por el momento parece que podrían ganar entre 8 y 9”.

El pronóstico se corresponde con la encuesta de El Financiero sobre intención de voto para gobernador, donde Morena aventaja en ocho.

Otro análisis reciente, este de Alonso Cervera para Credit Suisse, plantea que la atención de los inversionistas sobre México en el segundo trimestre del año se centrará en las elecciones intermedias.

De particular importancia serán los comicios para diputaciones federales, pues la composición del Congreso es crucial para el futuro del proyecto de transformación del presidente López Obrador.

El escenario central del banco de inversión es que Morena y sus aliados incondicionales (PT y PVEM) mantendrán el control de la Cámara de Diputados. Hoy, esos tres partidos tienen dos tercios de los asientos.

Después de las elecciones, Morena y sus aliados podrían tener menos de 333 curules, pero probablemente estarán por encima de 251, que es el mínimo requerido para aprobar leyes secundarias, proyecta Credit Suisse.

Sobre ese tema, la nota de Citibanamex señala que hasta ahora lo que más ha habido son cambios a leyes secundarias, pero acota lo siguiente:

Aunque muchos de los temas en la agenda de transformación han sido controversiales, “desde que estalló la pandemia, el presidente ha tendido a adoptar una postura cada vez más radical en varios frentes, como lo ilustra la presentación y expedita aprobación de su iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica”, que por lo pronto está suspendida por resoluciones de jueces federales.

Otro botón de muestra es la iniciativa que reforma la Ley de Hidrocarburos, cuya discusión inició ayer con una ‘mesa de diálogo’ entre expertos del sector, pero seguramente será aprobada vía fast track en San Lázaro.

“Los que consideramos cambios legales más radicales requerirían reformas a la Constitución. Mientras más márgenes pierda Morena en la Cámara de Diputados, más improbable será que esas reformas se materialicen”, anticipa Citibanamex.

Las elecciones, que se celebran en un entorno marcado por la pandemia, el aumento de la polarización y el debilitamiento de las instituciones, podrían ser consideradas como un referéndum del trabajo de AMLO como presidente, cuyo nivel de aprobación se ubicó en 61 por ciento en marzo, según la encuesta de El Financiero.

Si bien la aprobación del presidente no es lo único que va a definir el resultado electoral, las votaciones para diputados federales permitirán conocer qué tanto respaldo habrán perdido AMLO y su partido a 30 meses de iniciado el gobierno.

Ahí se reflejará la percepción ciudadana sobre los efectos de la crisis económica, pero también de una recuperación más acelerada, como lo sugieren las revisiones al alza de las previsiones de crecimiento para México de analistas, Banxico, Hacienda y FMI, entre otros.

Y, sumado a la preocupación por la inseguridad y violencia, se medirá el impacto en la opinión pública del proceso de vacunación, que avanza más lento de lo que el gobierno anticipaba, así como del manejo de la pandemia, que siempre ha estado bajo una sombra de contradicción.

Lo veremos.

COLUMNAS ANTERIORES

Amplia brecha por cerrar en el empleo
¿Recuperación más pronta? Ni con ‘turbo’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.