Rosario Guerra

Confianza

Iniciamos 2022 con una serie de acontecimientos que dañan la confianza en el país, sus instituciones y el liderazgo de AMLO.

Iniciamos el 2022 con una serie de acontecimientos que dañan la confianza en el país, sus instituciones y el liderazgo de AMLO. Vemos un 2022 recargado de eventos que alertan sobre el futuro inmediato.

Empezaremos por la sentencia del TEPJF que impuso a Morena una multa por más de 4.5 millones de pesos por los descuentos de nómina que Delfina Gómez, hoy Secretaria de Educación, impuso a los trabajadores del municipio de Texcoco cuando fue alcaldesa. Los recursos se canalizaron al partido y no se reportaron, es decir doble falta. Como Delfina no tuvo un beneficio directo de estos recursos, solo se multó al partido. Pero persiste un delito electoral cometido por Delfina, que debe ser analizado en las fiscalías estatal y de delitos electorales para determinar su culpabilidad.

Luego tenemos el caso de Pedro Salmerón, propuesto como embajador ante Panamá pese a haber sido acusado por ocho militantes de Morena, ante el propio partido, por acoso. Alumnas del ITAM, mediante el movimiento #Metoo, lo acusaron por acoso y debió renunciar. Sus elogios a la Liga 23 de Septiembre por el asesinato de Garza Sada lo obligaron a renunciar en la ENAH. Luego pidió la expulsión de cuatro diputados de Morena que lo declararon persona non grata. Pero AMLO lo defendió “porque no hay acusaciones en su contra” en las instancias judiciales. Falta ver qué opina el gobierno panameño porque un acosador no debe ser embajador.

A Quirino Ordaz se le complicó el beneplácito de España para ser Embajador, por la torpeza de AMLO en el manejo de la política exterior. Sin detallar razones públicamente, fue rechazado. Por lo pronoto, Claudia Pavlovich sí fue aceptada como cónsul en Barcelona.

Los priistas, con el PAN y el PRD ya ingresaron a la OEA las quejas de la operación del narcotráfico en la elección de 2021, secuestros, extorsiones y asesinatos, las quejas.

En el INE aún no pueden operar la consulta para la revocación de mandato conforme la ley en la materia, por falta de recursos. Si bien una sala de la SCJN ordenó prosiguiera el proceso, las condiciones para lograrlo son imposibles de cumplir. Debería ser el Pleno de la SCJN quien conociera el caso. Por lo pronto el INE espera respuesta de la SHCP a su solicitud de ampliación presupuestal para poder diseñar la consulta conforme a sus recursos. Esto desde luego acompañado de amenazas hasta penales del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el morenista Sergio Gutiérrez Luna, que siguen su curso, no se han retirado.

El asunto es desprestigiar al INE, acusarlo de gastar en exceso, violar sus derechos laborales exhibiéndolos, pese haberlos autorizado, y proponiendo un plan de austeridad que no tiene pies ni cabeza, propone cerrar credencialización, no tocar empleados de base, que no hay, en fin un desconocimiento total la propuesta de la Secretaría de la Función Pública.

Se prepara el terreno de una reforma electoral que disminuya a los diputados y senadores plurinominales y regrese el control de las elecciones al gobierno. Menos pluralidad, más control. Menos confianza.

La Cámara de Diputados inició el Parlamento abierto para consultar la reforma eléctrica. No dejó de sorprender que el sindicato se quejara de que se han afectado sus derechos, cuando ha sido uno de los más beneficiados en sueldos, prestaciones y relaciones de sus actividades laborales, edad de jubilación. Además de no pagar luz, cobrar a usuarios por servicios, se quejan del trato y dicen la CFE no debe desaparecer. Los motivos no son técnicos, son de intereses laborales y cuotas sindicales. Hubo ponentes a favor y en contra de la iniciativa. Por más de tres horas vimos una discusión ideológica contra argumentos científicos y muchos bots interactuando, atacando a ponentes. Sin embargo, los argumentos pesan y se imponen en el debate deliberativo.

Joe Biden ya está siendo nuevamente presionado por el Senado estadounidense para frenar las iniciativas de AMLO en materia energética. Se exponen argumentos de cómo la ley que se impulsa violaría al TMEC y las inversiones hechas en México, iría contra cambio climático y subiría los costos de la energía, en detrimento de la competitividad de México y la región. Si avanza, seguramente habrá quejas, paneles y multas sustanciosas que pagar.

Los cambios en el gabinete hablan de lealtades, no de capacidades. Como ya lo señalé anteriormente, busca quien le diga que sí, no quien le diga cómo. Y cada vez se complica más el trazo del Tren Maya, los derechos de vía y los nuevos terrenos. Nahle trata de esconder las inundaciones de Dos Bocas y es exhibida en prensa. Los costos al alza, el proyecto a la baja en tamaño y utilidad.

Del AICM qué decir, nuevo director, pero sin recursos, el TUA se va a pagar a los inversionistas de NAIM que AMLO canceló sin prueba alguna ni de corrupción ni de afectación a la nación. Este tema quedará aún abierto a su salida y desde luego se puede presentar denuncias por daño patrimonial contra el erario público.

Con ánimo renovado, AMLO mantiene su estrategia de polarización hacia la elección de 2022, donde seguramente ganará varias gubernaturas. No le conviene cambiar su estilo. No le interesa ser Presidente de la unidad nacional. No la quiere y piensa no la necesita para logra una transformación en la cual es claro lo que no le gusta. Lo grave es que no sabemos hacia dónde se marcha para recuperar el desarrollo, la inversión, el empleo, la salud, la seguridad, entre los temas más apremiantes. Sin confianza.

Y aunque se minimiza la salida de Citibank de México, el indicador de la falta de confianza es evidente. La venta, que puede ser a los amigos del Presidente y sus aliados, no va a remediar el impacto. La banca seguirá operando. No así la competitividad del país para lograr el desarrollo. Los recursos públicos no le alcanzan más que para sus megaproyectos, y fondear monopolios estatales caros e ineficientes, y para dar ayudas sociales que desde luego reditúan votos y posicionamiento en encuestas. Pero quiere más. Por eso impulsa la revocación. Desde luego no acudiremos al simulacro que solo le servirá para tratar de poner orden en Morena, entre precandidatos, pugnas, descalificaciones para recordar quien manda y por qué. Esa es la confianza que requiere, no otra.

COLUMNAS ANTERIORES

Intenciones y resultados
Sí, pero no así

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.