Rosario Guerra

¡Al abordaje!

El propio Presidente que por ley tiene prohibido intervenir en el proceso electoral hoy dice que solo él puede ser garante del mismo.

Las encuestas que tiene AMLO no deben de serle favorables. ¡Fuera máscaras! El propio Presidente que por ley tiene prohibido intervenir en el proceso electoral hoy dice que solo él puede ser garante del mismo, aún sobre las autoridades electorales. Prepara ya el abordaje con sus piratas y sus huestes, llamados siervos de la nación, apodados “cerdos” de la nación. No importa cómo, hay que conservar el poder.

Además de usar ‘juanita’ en el proceso de Félix Salgado, de provocar al INE y al TEPJF para descalificarlos y crear conflictos postelectorales, su especialidad, ahora confiesa, sin pudor, que él inició los procesos contra los dos punteros en Nuevo León, obvio para ayudar a Clara Luz que después de mentiras por NXIVM, sigue a la baja. Gobernar Nuevo León parece una necesidad para doblegar a empresarios que se le oponen discreta, pero ferozmente. Se sienten engañados e ignorados. Todo empezó con los virajes en materia de energías y outsourcing, pero ya la intervención directa y abierta de AMLO para imponer a su candidata en Nuevo León rebasas cualquier expectativa.

Samuel García, de Movimiento Ciudadano, tiene las acusaciones más graves, sobre financiamiento ilícito y lavado de dinero. Pero es claro que Dante Delgado y su equipo, que conocen bien a AMLO, no se quedarán de brazos cruzados. Así que veremos cómo se defiende de la Fiscalía a días de la elección.

Por otra parte, la acusación contra Adrián de la Garza es de poco peso. Primero porque este tema ya fue juzgado por autoridades electorales y no se considera delito ofrecer en campaña diversos apoyos. Lo hizo AMLO, Alfredo del Mazo, Ricardo Anaya, en sus campañas. Lo hace Clara Luz en Nuevo León. Igual proceden Carlos Lomelí y Luis Michel, Morena, en Jalisco. Ricardo Gallardo del PVEM en SLP. Francisco Pelayo, PAN, en BCS, lo mismo que Jorge Carlos Ramírez, PRI, en Yucatán. El PRI cierra filas en su defensa.

Ante la OEA Adrián Garza, que no huyó a Washington, presentó denuncia contra AMLO por su intervención, públicamente aceptada, de intervenir en el proceso electoral. El curso que siga la denuncia tardará en conocerse, pero ya se deja un antecedente del autoritarismo que se quiere imponer mediante el abordaje de AMLO a las instituciones democráticas.

¿Qué sigue? Bueno AMLO, socarrón cuando quiere, comenta que se deben denunciar a todos los que ofrezcan dádivas a cambio de votos, porque a su juicio es ilegal. ¿Por qué entonces él realizó estas ofertas en su campaña?

Y además se suma su discurso: ¡al carajo! Los muertos y heridos de la L 12, porque a él no le gustan las fotos espectaculares, pero al día siguiente graba video desde Minatitlán hablando de lo que prioriza, las gasolinas, caras y malas, que quiere monopolizar.

Cada día que se acerca la votación, parece que AMLO más se empeña en poner su prestigio personal y su popularidad a favor de Morena y sus candidatos, sin importar si viola la ley. No será la primera vez que lo hace y sale ileso, hoy con investidura presidencial solo puede ser juzgado por traición a la patria.

Y habrá quien piense que la intervención burda y facciosa de realizar el abordaje en los comicios, sería tipificada como traición a la patria. Es aventurado. Pero sí es una actuación contra los avances democráticos construidos, por acuerdos, sin guerra civil, sin sangre y con valentía. Y sí es una traición a lo que juró defender, la Constitución y sus leyes.

El INE y el TEPJF están en una encrucijada que no eligieron, no desean, pero que es una realidad. Omitir los hechos es inviable, ya mandó el INE carta a AMLO con las violaciones registradas, antes de esta confesión, y las posibles sanciones. Supongo que el documento estará en el cesto de la basura. Al TEPJF le esperan tiempos complicados pues si el INE actúa y AMLO acude al TEPJF y éste decide apoyar al INE, entonces AMLO logrará lo que busca. Descalificar autoridades electorales.

Pero olvida dos hechos, el primero que las casillas se integran por ciudadanos, que cuentan los votos y entregan resultados al INE. Y dos, que sus intervenciones con tal cinismo no pueden ser tomadas como actos de valor o congruencia. Son trampas para el abordaje del poder sin la voluntad mayoritaria de los mexicanos, Y eso sí, puede provocar confrontaciones y hasta muertes. Pero ya AMLO carga con tantas en su conciencia, que quizás otras pocas no le hagan mella. Empero puede salir el tiro por la culata, pese a su popularidad.

Así que todos a votar el 6 de junio. Y mucho ojo: diputados es la elección más importante. Cuida tu voto.



COLUMNAS ANTERIORES

Esperanza
El destino nos alcanza

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.