La Fiesta Está Viva

Tiempo del aficionado

El otoño taurino en México comienza a tomar fuerza. El ritmo y la intensidad en la actividad dependerá más del aficionado y del público que de nadie más.

¡Ahora es cuando! No hay pretextos. Basta de quejarse en redes, de añorar tiempos pasados creyendo que de esa manera presumimos de afición. Es tiempo de actuar. Tiempo de expresar en la plaza que somos para quienes existe el toreo. El toro y el torero son máximos protagonistas, pero quien mantiene viva la fiesta es el público.

Hoy en estos tiempos extraños, sin razón ni sentido común, donde una rata se pasea en los mejores restaurantes de México, hombres de ciencia son perseguidos.

¿Qué tenemos? ¿Qué nos queda?

Nuestra libertad de ejercer el derecho a la cultura. A vivir lo que nos apasiona. En nuestro caso amigo lector es la Tauromaquia. Con su inmensa riqueza sensorial y emocional. Con la máxima representación de la vida y la muerte en un rito centenario, exclusivo en ocho países del mundo. El toro como animal de culto, raza pura, libertad y ecología. Arte, emoción, música, colorido, valor, miedo, sangre, triunfo, belleza, identidad.

Los mexicanos somos privilegiados. Nuestro país es uno de los países más bellos del mundo, rico en diversidad cultural, ecología, clima, orografía, tradiciones, gastronomía, artesanía, literatura, música y puedo enumerar cientos de virtudes que como decía aquella caricatura cumbre de los ochenta del maestro Abel Quezada, “pese a los mexicanos”.

El otoño taurino en México comienza a tomar fuerza. El ritmo y la intensidad en la actividad dependerá más del aficionado y del público que de nadie más. Nos toca vivir una época en la que los aficionados debemos ser embajadores de nuestra cultura, así como los toreros deben asumir un rol más activo en la promoción de las corridas, los empresarios ser más creativos en poder comunicar la esencia del espectáculo. También para los ganaderos, la responsabilidad de honrar en la presentación del toro lo que implica la esencia del animal mismo.

San Luis Potosí tiene este viernes una cita importante con la tauromaquia mexicana. La apuesta de algunos empresarios por “mexicanizar” nuestro espectáculo va mucho más allá de un patrioterismo mal entendido. Vivimos una época de magníficos matadores mexicanos, con la posibilidad de ofrecer variedad en estilos para que el público y el aficionado los haga ídolos. Ellos deben rivalizar y competir. Deben generar el dinero en taquilla para que la industria taurina florezca como en sus mejores épocas o mejor aún.

El malinchismo taurino es hora de hacerlo a un lado. No esperemos que un mal de hace décadas se corrija en dos tardes. Pero la apuesta debe ser esa, si es que buscamos resultados distintos. A las ocho de la noche partirán plaza Fermín Rivera, Joselito Adame y Diego Silveti ante toros de San Martín. La Monumental “El Paseo”, debe llenarse, no hay pretextos que valgan.

A los dos días, la plaza de toros “Silverio Pérez” en Texcoco, albergará un cartel de máxima expectación, rivalidad real en el ruedo y una oportunidad clara de demostrar los toreros que interesan y que a la gente le dan lo que espera recibir: Emoción. José Mauricio, Joselito Adame y “El Payo” se las verán, ante seis toros de Jaral de Peñas. A 25 minutos del aeropuerto de la CDMX está la plaza. Tiene estacionamiento. Hay precios para todos los bolsillos. El cartel es muy bueno. El aficionado del área metropolitana lleva tremendo ayuno taurino, la fiesta está viva si el aficionado colma los tendidos. Vamos a los toros, adquiere tus boletos en www.santajuliaespectaculos.com o al 5951011659.

Tras 604 días de inactividad taurina, por fin, la empresa de la Plaza México anuncia que la actividad vuelve al coso monumental, el 30 de octubre, en corrida nocturna. Los capitalinos estamos de plácemes. Seis festejos. Tres corridas de toros: 30 de octubre, 28 de noviembre y 12 de diciembre y tres novilladas: 14 y 21 de noviembre y 5 de diciembre.

Es momento de actuar, de ir a esa plaza que nos ha llenado de vida la vida. Seamos activos, no pasivos. La fiesta está viva por los aficionados y el público. Démosle vida.

Para los tenedores de Derechos de Apartado, no hay que realizar el canje para estos festejos. En próximas entregas de este espacio escribiré de los carteles, ganaderías y maneras de adquirir boletos.

Por fin buenas noticias, hagámoslas aún mejor asistiendo a las plazas de toros.

COLUMNAS ANTERIORES

Será matador
Sí, pero no

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.