Mexicanos Primero

El despertar de México: Una mujer presidenta y el cambio en la educación

En la historia de la educación en México, un sistema predominantemente femenino, muchas mujeres han quedado invisibilizadas, borradas de la historia y poco reconocidas.

¡Qué sueño es levantarse y tener a una mujer al frente del país! Cuántas batallas se han librado durante siglos, décadas y años por miles de mujeres para tener los mismos derechos que los hombres, desde buscar un espacio en mesas predominantemente lideradas por hombres hasta igualar oportunidades en el acceso y las condiciones de vida.

Parece que el día, el año y la década ha llegado. Sí, es positivo, pero no suficiente; la realidad es otra. En la historia de la educación en México, un sistema predominantemente femenino, muchas mujeres han quedado invisibilizadas, borradas de la historia y poco reconocidas. Por ejemplo, en este sexenio, en el año 2021, se hizo la propuesta a la titular de la Secretaría de Educación Pública Federal (SEP) de equiparar la cantidad de bustos entre hombres y mujeres que existen hoy en el Pasillo de los Profesores Ilustres dentro de la dependencia. Esta solicitud se hizo gracias a un importante trabajo de investigación de la Red Mujeres Unidas por la Educación (MUxED). De los 11 bustos que prevalecen en ese espacio, nueve son de varones y solo dos de mujeres.

La idea era reconocer que en el centenario de la educación en México se colocaran otros siete bustos de mujeres forjadoras de esta agenda en el país. Sin embargo, las dos mujeres que hasta ahora han dirigido la Secretaría en este gobierno acusaron recibo de la propuesta, pero no avanzaron en su implementación. Era un paso mínimo, pero significativo. Así que la historia se cuenta cuando se honra.

Mientras se definen y culminan legalmente los procesos electorales para anunciar formalmente quién encabezará el país, bien vale la pena dejar tres provocaciones de acciones inmediatas en el proceso de transición para la primera mujer que asumirá la presidencia de México:

  • Planear todos los arreglos institucionales necesarios en los ámbitos político, económico, social y de seguridad para garantizar que todas las niñas, jóvenes adolescentes y mujeres integrantes del sistema educativo nacional asistan a las escuelas a tiempo, seguras y en las mejores condiciones posibles. Las becas no bastan y no solucionan ni la violencia ni las carencias dentro de las aulas.
  • Diseñar, con carácter de urgencia, que todas las políticas educativas garanticen el logro mínimo de aprendizajes y competencias de las niñas y jóvenes adolescentes en asignaturas como matemáticas, ciencias y lectoescritura.
  • Proponer para el Paquete Presupuestal del 2025, recursos suficientes y justos para que la inversión en las niñas, jóvenes adolescentes y mujeres que conforman el sistema educativo nacional sea equitativa.

Bandera blanca a la primera mujer presidenta de México, presidenta de la educación que se atreva a garantizar un piso parejo para todas las niñas y jóvenes adolescentes del sistema educativo nacional y asegure que el origen no determine su destino. El día que eso suceda, entonces el sueño de despertar con una mujer al frente del país habrá valido la pena.

Presidenta Ejecutiva de Mexicanos Primero.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué le tenemos miedo a la evaluación?
Los grandes retos del sistema educativo mexicano: ¿qué viene para la próxima administración?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.