Despertador

David Cervantes

Más allá de los cargos que haya ocupado, siempre llamó la atención el estilo de David Cervantes, era estudioso, honesto, firme de convicciones y militante de las mejores causas.

Con gran tristeza recibimos la noticia del fallecimiento de David Cervantes Peredo. Fue un extraordinario ser humano, con virtudes éticas, políticas y sociales que no se reúnen con mucha frecuencia en una misma persona. Fue, además, un amigo querido y un compañero cercano en una época de difíciles batallas que implicaban un temple y una resistencia a prueba de todo.

David estudió arquitectura en la UNAM y desarrolló desde entonces una vocación por la vivienda de interés social y por un desarrollo urbano basado en la construcción del hábitat.

Como arquitecto asesoró una gran cantidad de proyectos colectivos de vivienda popular.

Al mismo tiempo se fue forjando como un dirigente social desde la segunda mitad de los años 80. Así, formó parte de una época dorada del Movimiento Urbano Popular, que emergió con gran fuerza en la zona central de la Ciudad de México después de los sismos de 1985, a diferencia del movimiento que se desarrolló en los años 70 en la periferia de la capital.

Fue uno de los fundadores de la llamada Asamblea de Barrios en su etapa de mayor frescura, compromiso e imaginación política.

Mientras se forjaba como un dirigente social también se formaba como un militante político de lo que se conoció en los años 80 como izquierda revolucionaria, una corriente de pensamiento que no aceptaba ser coptada por el viejo régimen priísta y postulaba una ruptura profunda, de raíz, para transformar al país.

En ese abanico de fuerzas, David se inscribió en la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), que se distinguía también por buscar en la historia nacional las respuestas, los símbolos, las estrategias y el discurso para la acción política. La ACNR nos hablaba de Zapata y de Villa, de Morelos y de Hidalgo.

La ACNR se aglutinó durante un tiempo con Doña Rosario Ibarra de Piedra. Pero cuando emergió la insurgencia popular encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, la ACNR se sumó al nuevo proceso y abrazó la intransigencia democrática del ingeniero Cárdenas.

En los procesos de definición política David impulsó un colectivo denominado Patria Nueva, y forjó así una identidad en el mundo político y en el movimiento social.

Cuando surge el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, David y su colectivo Patria Nueva lo respaldan de manera consistente, desde principios de los años 90, en el Éxodo por la Democracia.

Cuando AMLO llega a la Jefatura de Gobierno en el año 2000, David Cervantes es nombrado director del flamante Instituto de Vivienda (INVI). A David le toca encabezar la mejor época de la construcción de vivienda popular en la capital de la República. AMLO cumple su compromiso de apoyar presupuestalmente la construcción social de vivienda, y el INVI con Cervantes al frente llega a construir casi 10 mil viviendas nuevas al año y casi 20 mil acciones de mejoramiento de vivienda anualmente. Es una época en que la inversión para vivienda llegó a representar casi el 5 por ciento del presupuesto anual.

Al terminar el sexenio de AMLO en la Ciudad vino la lucha por la Presidencia y contra el fraude electoral. Ahí vimos a David.

Después del 2006, el PRD entró en un proceso de descomposición, su dirigencia se corrió hacia la derecha y buscó integrar al partido en una coalición con el PAN. Para resistir este proceso y sobrevivir políticamente a él, David formó para de un esfuerzo colectivo que se llamó Izquierda Social, siendo nombrado como su coordinador nacional. Esta corriente de pensamiento al interior del PRD rechazó la alianza con el PAN y mantuvo su identidad política con López Obrador.

En el año 2012, David Cervantes fue uno de los fundadores de Morena y en 2018 fue designado por el Presidente de la República como subsecretario de Sedatu.

Más allá de los cargos que haya ocupado, siempre llamó la atención el estilo de David Cervantes, era como un padre franciscano: estudioso, honesto, desapegado de los bienes materiales, paciente para explicar las cosas, firme de convicciones y militante de las mejores causas. Lo extrañaremos.

COLUMNAS ANTERIORES

Fin a la cultura del fracaso
¿Quién decide el Presupuesto?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.