Despertador

¿Es de izquierda la 4ª Transformación?

El autor argumenta que la 4ª Transformación representa un proyecto de izquierda democrática y progresista.

Senador de la República

Sometido a un ataque despiadado desde las viejas fuerzas conservadoras, el movimiento de la 4ª Transformación enfrenta ahora también una ofensiva de quienes formaron parte de la izquierda mexicana en un pasado remoto. Se busca cuestionar la autenticidad del movimiento como expresión progresista para restarle respaldo desde todos los flancos.

Personajes que militaron en partidos de izquierda hace cuarenta años salen de las catacumbas para afirmar que Morena no es de izquierda o que el populismo de AMLO es de derecha. Es el caso de personajes como Roger Bartra, que a lo largo de su vida se fue corriendo, él sí, a las posiciones económicas y sociales conservadoras. Lo curioso es que habiendo abandonado toda lucha desde la izquierda, estos personajes pretendan venir a calificar quién es de izquierda y quién no.

Sin embargo, más que fustigarlos, lo importante es señalar las características por las que el movimiento de la 4ª Transformación puede ser ubicado en el campo de la izquierda progresista y democrática.

1. Este movimiento se forja al calor de grandes movilizaciones. No es una construcción de élites, ni de grupos de poder económico, sino expresión de lucha social, de clases populares y clases medias.

2. Es el movimiento más consecuente en la oposición al proceso de mercantilización de los bienes sociales y públicos y de concentración de la riqueza.

3. En su programa se encuentran las reivindicaciones históricas de la izquierda: bienestar, derechos sociales universales, igualdad, diversidad, democracia, libertades individuales y colectivas, derechos humanos, honestidad de los gobernantes y soberanía frente a los poderes económicos globales.

4. Como gobierno y mayoría legislativa, la 4ª Transformación ha impulsado la mayor recuperación del salario de los trabajadores y de sus derechos, como la elección democrática de las dirigencias sindicales, la libre sindicalización, la negociación colectiva, la transparencia y legitimación de los contratos colectivos, el aumento en las pensiones y en la construcción de vivienda del Infonavit y la incorporación a la seguridad social de las personas trabajadoras del hogar.

5. Ha promovido la paridad de género en todas las esferas públicas, comenzando por el gabinete presidencial; así como el reconocimiento del feminicidio como delito grave y la penalización de la violencia digital y de la violencia política de género.

6. Ha aprobado reformas para reconocer nuevos derechos sociales, como las pensiones de adultos mayores, personas con discapacidad y estudiantes; un sistema de salud público, universal y gratuito; gratuidad de la educación pública desde nivel inicial y hasta superior.

7. Ha logrado que el Comité de Naciones Unidas de desaparición forzada conozca casos mexicanos y la disminución de casos de desapariciones forzadas y de matanzas con fuerza pública involucrada.

8. Ha logrado disminuir los elevados ingresos de los altos funcionarios de los poderes legislativo y ejecutivo.

9. Ha logrado el mayor número de cuentas criminales congeladas, de casos emblemáticos enfrentados y de detenciones significativas. Ha reformado las leyes para eliminar privilegios de la clase política, clasificar la corrupción como delito grave, utilizar la extinción de dominio para recuperar bienes que son producto del saqueo. Además, reformas históricas como la revocación de mandato, la desaparición de la partida secreta, la posibilidad de juzgar al Presidente por fraude electoral y corrupción, entre otras.

10. Ha logrado cuadruplicar las aportaciones fiscales de los más ricos, con la eliminación de la condonación fiscal y la penalización de la facturación falsa hecha por la mayoría legislativa, sin aumentar impuestos, para no afectar a clases medias y populares.

Dicho lo anterior, regreso a la pregunta original de este texto: ¿Es la 4ª Transformación un movimiento de izquierda? Sí, sí lo es. La 4ª Transformación representa un proyecto de izquierda democrática y progresista.

COLUMNAS ANTERIORES

Democracia participativa: Nueva era de la democracia mexicana
Avanza la lucha contra el feminicidio

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.