Despertador

El alineamiento de los poderes, ayer y hoy

Hoy no hay alineamiento unánime en torno a un paradigma. Hoy, después de muchos años, comienza a haber pluralidad.

Senador de la República

Palabras más, palabras menos, hace unos días José Woldenberg declaró que el  alineamiento de los poderes en una sola orientación político-ideológica que ocurre en el México de nuestros días es una expresión de autoritarismo.

Esa afirmación es falaz e incongruente.

Partamos de la premisa de que hay dos referentes paradigmáticos en la disputa actual: el viejo proyecto del Estado neoliberal y el proyecto actual del Estado de bienestar social.

Alrededor del viejo paradigma neoliberal se fueron alineando todos los poderes, tanto formales como fácticos, a partir de los años ochenta y hasta la segunda década del siglo XXI.

El neoliberalismo fue abrazado primero por la Presidencia de la República, después por el Congreso, más tarde por la Suprema Corte. Se alinearon con dicho paradigma el PRI en los 80, el PAN en los 90 y el PRD en 2012; intelectuales del grupo Nexos y después de Vuelta; el Consejo Coordinador Empresarial, la televisión y la radio. Todos terminaron alineados, todos en torno de un Pensamiento Único.

Este alineamiento de poderes fácticos y formales nacionales se correspondía con un alineamiento internacional: los organismos financieros, las calificadoras, en fin, el consenso de Washington.

Además, a lo largo de tres décadas, se fueron creando numerosos “órganos autónomos”: IFE-INE, CNDH, Banco de México, INEGI, IFAI-INAI, INEE, CRE, CNH, IFETEL, etc. Todos alineados con el paradigma neoliberal.

Así, a comienzos de la segunda década del siglo XXI, por el año 2013, −Pacto por México mediante− estaban alineados con el paradigma neoliberal todos los poderes del Estado, los órganos autónomos, los gobiernos de las entidades federativas, los partidos políticos; además, los medios de comunicación, las organizaciones empresariales, los grupos de interés; todos alrededor de un pensamiento único: la enajenación de los bienes públicos para la concentración de la riqueza.

Un alineamiento total.

Lo curioso es que este alineamiento hacia la unanimidad no llamó nunca la atención de José Woldenberg. No suscitó su indignación, no provocó su crítica, no advirtió la pérdida de pluralidad. No le pareció autoritario. Acaso porque el propio Woldenberg formó parte del mismo.

En los últimos tres años se han vivido algunos cambios políticos que modificaron dicho alineamiento. La unanimidad neoliberal se rompió.

La Presidencia de la República se apartó del paradigma neoliberal para impulsar el paradigma del Estado de bienestar social. El Congreso cambió también en el mismo sentido. En la Corte, persiste una mayoría adherida al viejo paradigma, pero el Presidente de la misma se ha declarado en favor de un “constitucionalismo social transformador”.

En los órganos autónomos las cosas no han cambiado mucho. Se transformó el INEE en un órgano de mejora educativa, dejando de ser uno de persecución punitiva. A la Presidencia de la CNDH llegó una luchadora social. Pero el conjunto mayoritario de los órganos autónomos (INE, Banco de México, INEGI, INAI, IFETEL, etc.) sigue alineado al paradigma neoliberal.

También los poderes fácticos, los medios de comunicación (salvo escasas excepciones) y las organizaciones empresariales continúan alineadas con el paradigma neoliberal.

Y en el campo mundial las calificadoras y los organismos financieros continúan alineados al paradigma neoliberal.

No. No estamos viviendo hoy una época de alineamiento de todos los poderes bajo un mismo paradigma, como falazmente afirma José Woldenberg.

Sí lo vivimos con los gobiernos neoliberales. Pero en aquel entonces no le molestaba a Woldenberg. Para él, la unanimidad del pensamiento único neoliberal era un paraíso.

Hoy no hay alineamiento unánime en torno a un paradigma. Hoy, después de muchos años, comienza a haber pluralidad. Y una parte de esa pluralidad democrática es una Cámara de Diputados con una mayoría favorable al paradigma del Estado de bienestar social.

COLUMNAS ANTERIORES

Por la democracia, Morena
Desafuero: el doble discurso del PAN

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.