Despertador

Participación ciudadana en el Poder de la Justicia

Aceptemos que en el CJF haya representantes electos por la ciudadanía. Esta propuesta abundaría a la transparencia en la designación de integrantes del Poder Judicial.

Senador de la República

El Senado de la República aprobó hace unos días una histórica reforma al Poder Judicial. Sin embargo, hacen falta muchas otras reformas para que este Poder continúe su transformación. El hecho de que el Judicial no sea un poder electo por la ciudadanía hace que su transformación sea más lenta y difícil. Por ejemplo, con las recientes reformas de austeridad, los poderes Ejecutivo y Legislativo pudieron bajar los salarios de sus altos servidores públicos. Sin embargo, esto no se dio en el Poder Judicial, donde hay muchos mecanismos de conservación y hace falta una relación más cercana con la ciudadanía.

La propuesta de que los jueces sean electos mediante el voto ciudadano, universal y directo, puede resultar polémica porque esto puede politizar al juez y restarle imparcialidad.

Sin embargo, en la Constitución de 1857, se estableció en algún momento que los ministros de la Corte serían electos por el voto ciudadano. Además, en países como Estados Unidos hay algunos estados donde los jueces son electos por la ciudadanía. Habría que evaluar los pros y contras de estas experiencias para contemplar una reforma de este tipo en el México contemporáneo.

Por lo pronto, partamos de que un cambio de este tipo sería controversial.

No elijamos a los jueces. De acuerdo. Pero aceptemos que en el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) haya representantes electos por la ciudadanía. Este órgano es el encargado de vigilar a los jueces, tiene entre sus atribuciones la parte administrativa y la fiscalizadora. Creado apenas el 31 de diciembre de 1994 por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, el CJF, según determina el artículo 100 de la Constitución, está compuesto de siete miembros. Cuatro de ellos provienen del propio Poder Judicial (presidente de la Suprema Corte, que lo es también del consejo; dos magistrados de circuito −uno por los tribunales colegiados y otro por los unitarios− y un juez de distrito, designados por insaculación); los otros son nombrados por el Senado (dos) y por el Ejecutivo Federal (uno) entre “personas que se hayan distinguido por su capacidad, honestidad y honorabilidad en el ejercicio de las actividades jurídicas”.

Sin embargo, por su naturaleza fiscalizadora, se puede afirmar que el CJF representa los intereses de las y los ciudadanos, pero ninguno de sus integrantes llega ahí por el voto universal, por lo que en los hechos la representación de la sociedad queda relativizada.

El hecho no es menor si tomamos en cuenta los constantes casos de omisiones de los jueces y el alto nivel de impunidad que existe en México, ya que de los 33 millones de delitos que se cometen anualmente solo el 2.0 por ciento es castigado. Parte de este fenómeno puede ser atribuido a que los impartidores de justicia, y los órganos encargados de su formación y fiscalización, no sienten un compromiso con la ciudadanía, con la cual no tienen ningún vínculo directo.

De esa necesidad surge la iniciativa de reforma que propone que se elija por voto ciudadano universal, libre, directo y secreto a un hombre y una mujer con los más altos merecimientos jurídicos, éticos y académicos para que forme parte del Poder Judicial a través del Consejo de la Judicatura, que es un órgano vigilante. Por supuesto, esta elección deberá ser en los términos que disponga la ley electoral vigente.

Esta propuesta abundaría a la transparencia en la designación de integrantes del Poder Judicial, significaría un avance importante para frenar el nepotismo y el amiguismo presentes hasta nuestros días en la esfera judicial, además de que refrescaría no solo con nuevos nombres y rostros la impartición de justicia, sino también con ideas renovadas y brindaría por fin un vínculo entre el Poder Judicial y la ciudadanía. A mi juicio, este es un paso necesario e impostergable para lograr que México más que un país con mejor justicia y Poderes más cercanos a la ciudadanía.

COLUMNAS ANTERIORES

El alineamiento de los poderes, ayer y hoy
Consulta y soberanía popular

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.