Los populistas de la 'docena trágica' crearon riqueza, ¿y AMLO, apá?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los populistas de la 'docena trágica' crearon riqueza, ¿y AMLO, apá?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los populistas de la 'docena trágica' crearon riqueza, ¿y AMLO, apá?

11/05/2020

“Si va a la quiebra una empresa, que sea el empresario el que asuma la responsabilidad, o los socios o accionistas”

¡Vaya declaración tan neoliberal, quién hubiera pensado que fuera de AMLO!

Los enfrentamientos de AMLO con el sector empresarial (CCE, Concanaco, Consejo Mexicano de Negocios, Coparmex, etcétera) han ido en aumento, aunque en público traten de convencernos de que se llevan SUPERBIEN. Tal cual pasó con los presidentes Echeverría y López Portillo, quienes se pelearon con el sector privado (o el sector privado se peleó con ellos). Es más, en 1976 es que nace el CCE, para ser contrapeso del gobierno.

Expresidentes José López Portillo y Luis Echeverría
Expresidentes José López Portillo y Luis EcheverríaEspecial

En no pocos artículos en prensa, memes, caricaturas y sobremesas, claro antes del coronarivus, se dijo que con López Obrador estamos retrocediendo a los 70’s y 80’s, sí a las épocas de Echeverría y de López Portillo, tiempo que la voz popular llamó 'la docena trágica'.

Expresidentes José López Portillo y Luis Echeverría
Expresidentes José López Portillo y Luis EcheverríaEspecial

Sin duda, estas administraciones tuvieron claroscuros, como el pésimo manejo de la economía que generó tremendas devaluaciones, inflaciones que no daban tregua y hasta la nacionalización de la banca. Sin embargo, hoy seguimos viviendo gracias en gran parte a sus legados. ¡Así como lo están leyendo! Antes de desmayarse y decir, esta señora ya enloqueció, y me tachen de una neoliberal fuera de sus cabales, déjenme recordarles que los neoliberales comenzaron con Miguel de la Madrid y se desarrollaron en todo su apogeo con Carlos Salinas de Gortari.

Parámetro para la comparación presidencial:

Malos, los que destruyeron la riqueza del país.

Regulares, los que no crearon riqueza ni hicieron las bases para generar empleo.

Buenos, los que crearon riqueza e hicieron las bases para generar una plataforma económica para las siguientes generaciones .

Expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Miguel de la Madrid Hurtado.
Expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Miguel de la Madrid Hurtado.Especial

Sin filias ni fobias.

El expresidente Echeverría, haciendo un recuento rápido: después de un periplo por el mundo y habiendo convencido a muchos líderes, lanzó en la ONU la propuesta de las 200 millas náuticas como patrimonio de cada país, y se aprobó aún con el desacuerdo de EUA (México en ese entonces tenía cierta autonomía, no como hoy). Con esa aprobación México es dueño de casi todo el Golfo de México y de sus recursos, y con ello del petróleo que ahí se encuentra, del que hemos vivido y, si este gobierno lo permite, seguiremos viviendo por varias generaciones más. ¡Eso es crear riqueza! Hizo además el Infonavit, con el cual creó riqueza social. Además, apúntenle Cancún, el desarrollo turístico más importante de los últimos tiempos. Tras leer lo anterior, sin duda, creó riqueza e instituciones sólidas.

Cuando fue presidente López Portillo desarrolló una plataforma petrolera, Cantarell, que pasó de importar petróleo en el sexenio anterior a terminar su sexenio exportando 3.5 millones de barriles diarios, ¡eso es crear riqueza!

Hizo la Ley de Organizaciones Políticas y Procedimientos Electorales (Loppe) y fue después de su viaje a España y de un diálogo en las Cortes con “la Pasionaria” (está en los registros de ese entonces), donde ese país se abría a la democracia con la Reforma Política de 1977. Con decirles que el PAN, en el 76, no postuló candidato a la presidencia, pero para las intermedias del 79 ganó cuatro diputados uninominales. Eso fortaleció la democracia y con ello creó riqueza social. Desarrolló la cultura, y como nunca antes, impulsó a la primera gobernadora mujer, Griselda Álvarez, en Colima. En resumen, modernizó al país y con ello fortaleció las plataformas para nuevas oportunidades de empleo y desarrollo.

¿Tuvieron errores?

Cómo ya lo dije al principio sin duda tuvieron MUCHOS y muy graves, pero ¿podemos imaginar a nuestro país sin esos puntos que acabo de enlistar?

El presidente López Obrador llegó con una legitimidad que cualquier otro presidente hubiera soñado, sin embargo, lejos de fortalecer las instituciones que tanto tiempo nos han costado crear como el INE, lo quiere debilitar.

Lejos de apuntalar a Pemex, por desconocimiento de Nahle y el agrónomo Romero, y por echar para atrás la reforma energética, convirtió sus bonos en bonos basura. Acabó con el seguro popular y el Insabi no tiene ni pies ni cabeza.

Quitó las Estancias Infantiles, los refugios para las mujeres violentadas. Acabó con la autonomía de la CNDH.

Sus tres obras de infraestructura son caprichos con daño al erario, pues no sólo no cuentan con planes maestros, ni con autorizaciones debidamente obtenidas, como el Tren Maya, ni con los avales de los organismos internaciones, como Santa Lucía.

Echó abajo el NAIM, quesque por corrupción, pero no hay una sola denuncia, ni nadie en la cárcel. Ah, y hoy menos que nunca necesitamos de una refinería, como Dos Bocas.

En plena pandemia, con una encuesta a mano alzada, acabó con una inversión de 900 millones de Constellations Brand. Vamos, no sólo arrasa con las instituciones, sino que está acabando con el Estado de derecho.

Presidente, recapacite. Para salir adelante se necesitan apoyos, necesitamos que vea por todos, no sólo por unos.

Quién lo dijera, a Echeverría y a López Portillo la historia los encasilló como populistas por gastar de más, y todo parece indicar que a López Obrador, quien también peca de populista, se le juzgará PERO por no gastar y crear más pobreza.

Así pues, juzguemos a cada gobierno por lo que crea y por lo que destruye. No por los intereses de algún grupo o facción.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.