Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana

“Finge hasta que lo consigas”, el peligro de la Inteligencia Artificial

En México, los directores de las grandes empresas apenas están generando un conocimiento general de las capacidades de la IA y de lo que se puede lograr con un sistema bien implementado.

Bienvenidas a todas las personas que han seguido esta columna fielmente a lo largo de un año ya. Espero que este nuevo 2022, esté lleno de sorpresas y pueda seguirlos ayudando y orientando en este turbio mundo de la Inteligencia Artificial.

El elefante en el cuarto de la Inteligencia Artificial en este 2022 es el caso de la fundadora de Theranos, Elizabeth Holmes.

Theranos era una compañía que prometía, a partir de una sola gota de sangre, realizar toda una batería de estudios clínicos que podían descubrir afecciones tan importantes como la propensión a distintas enfermedades como el VIH. En el 2015, una investigación del diario estadounidense The Wall Street Journal descubrió que la gran mayoría de los resultados y métodos, eran falsos o equivocados.

Después de 5 años de procesos penales e investigaciones, Elizabeth Holmes, la fundadora de Theranos, resultó culpable de 4 cargos, lo cual podría resultar en más de 40 años de prisión por el crimen de mentir a inversionistas y tomar dinero de ellos con base en promesas de valor falsas. Que quede claro, el crimen no fue fallar como empresa, el crimen fue mentir abiertamente sobre las capacidades de su tecnología.

Y aquí estimados lectores, es donde hablamos de Inteligencia Artificial. Hay muchas empresas hoy en el mercado mexicano que ofrecen múltiples soluciones de IA, desde finanzas, imágenes, sentimiento. Y la gran realidad es que muchas de estas empresas quizás no sepan cómo evaluar correctamente sus proyectos y la entrega de valor de los mismos.

En México, los directores de las grandes empresas, apenas están generando un conocimiento general de las capacidades de la IA, y de lo que se puede lograr con un sistema bien implementado. Es muy fácil para alguien con un modicum de experiencia, hablar de cómo la IA puede salvar su empresa sin tener mayor entendimiento de la tecnología en sí.

En el mundo de las startups existe esta frase “Fake it till you make it”, o Finge hasta que lo consigas. Donde una cultura de sobre prometer y de nunca hablar de las limitaciones de tu tecnología es inclusive alentado y fomentado. Con la etérea proesa de que algún día, esas mentiras que se están diciendo se volverán verdad.

Sin embargo, existe una delgada línea entre sobreprometer y no entregar, y abiertamente mentir cuando sabes que tu tecnología simplemente no va a lograr lo que se está prometiendo en un principio.

El caso de Holmes y Theranos debería ser una preventiva para todos los directores en grandes empresas para que se sensibilicen sobre el hecho de que muchos fundadores de startups, quizás van a hacer todo para tratar de que su empresa crezca y sea exitosa, y en el proceso, de fallar, muchos inversionistas perderán grandes cantidades de dinero.

Siempre sean cuidadosas y cuidadosos, y busquen donde está el verdadero valor de la empresa. No se dejen llevar por el carisma, o la novedad de la solución que prometen, y más bien busquen el verdadero valor sólido. Es muy fácil en el mundo de la IA, sobreprometer sobre lo que se puede lograr, y finalmente llegar a promesas vacías.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Podrá Elon Musk de Twitter el Tesla de las redes sociales?
¿Pintan las computadoras paisajes eléctricos?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.