Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Panamericana

La batalla por la Inteligencia Artificial en México.

Para 2022, la búsqueda de talento en el área de ciencia de datos e Inteligencia Artificial aumentará aún más, señala León Palafox.

Seis vacantes disponibles en Kavak, uno en Bitso, dos en Clip, siete en Konfio, cero en Incode, tres en Merama y cuatro en Clara. Esta lista, contiene el número de empleos disponibles en las siete empresas consideradas como empresa unicornio en México.

Una empresa unicornio, se describe como aquella que es emergente y cuyo valor excede los mil millones de dólares. Los empleos que coloco en la lista son únicamente aquellos orientados a ciencia de datos e inteligencia artificial. Las 7 startups más valiosas de todo México están buscando al menos 23 personas con conocimientos de un manejo avanzado de datos. Vale la pena mencionar que estas posiciones son las que están disponibles públicamente y después de una búsqueda rápida. Es muy posible que haya aún más trabajos disponibles y aún más se abran a medida de que se incrementan sus necesidades.

Con esta lista, deseo enfocarme en una dirección: el futuro. Más allá de estas empresas, hay más de 300 empleos anunciados en LinkedIn México orientados a Inteligencia Artificial, en lugares como Grupo Salinas, Banorte, y otras de las empresas más grandes de México. Hoy en día, en nuestro país, la competencia por talento es férrea, y a cañonazos de dinero, el talento bien calificado se mueve de empresa a empresa continuamente.

Esta tendencia de crecimiento e inversión en Inteligencia Artificial no va a reducir en el 2022, y me atrevería a predecir que, para las mismas fechas dentro de un año, el número de empleos relacionados al área de Inteligencia Artificial va a aumentar aún más. Esta es una tendencia que ya existe en el vecino país del norte, y que seguramente se replicará en México en los próximos años.

¿Qué nos depara entonces el 2022 en cuestión de Inteligencia Artificial en México? La demanda por talento seguramente hará que la oferta académica incremente de la misma forma, veremos aún más planes de estudio orientados a la Inteligencia Artificial y Ciencia de Datos, y la creación de más Maestrías y Doctorados al respecto, lo cual aumentará la demanda interna por académicos con dichos conocimientos. Y seguramente las Universidades bajarán mucho el estándar necesario para poder dar una clase en este tipo de temas. La lucha por el talento académico será más dura que nunca.

En el mercado de los cursos y mal llamados bootcamps, seguramente veremos más ofertas que prometen formarte como Científico de Datos en 5 cortas semanas por una cantidad de dinero a veces pequeña y otras tantas bastante considerable. Y más personas seguramente los buscarán. Considero que este año que viene muchas plataformas podrían generar muchos ingresos a partir de cursos bien hechos.

Finalmente, veremos una gran cantidad de empresas ofreciendo consultoría de Ciencia de Datos e Inteligencia Artificial a precios exorbitantes y que a su vez estas mismas demandarán talento. Y se requerirá de muy buenos procesos de evaluación para ver cuáles empresas en realidad pueden crear valor a partir de la IA. Y algunas empresas serán las ganadoras y ganarán la confianza de sus clientes.

Las empresas entonces van a tener que ser capaces de discernir entre candidatos bien formados, y aquellos que simplemente no ofrecen mayor valor, lo cual puede ser uno de los grandes diferenciadores en la gran competencia de datos que se avecina. Las startups en particular ofrecen mucho dinero para atraer candidatos, que quizás no cuentan con la experiencia necesaria para poder comenzar a generar valor. Los directivos también tendrán que ser muy cuidadosos sobre los proyectos de Inteligencia Artificial que deciden atacar, y asegurarse que, al contratar un proveedor externo, este sea capaz de ofrecer la solución prometida.

Al final del día, 2022 promete ser un año muy interesante en temas de Inteligencia Artificial, y que seguramente definirá el impacto que esta disciplina tendrá en la industria mexicana.


COLUMNAS ANTERIORES

¿Podrá Elon Musk de Twitter el Tesla de las redes sociales?
¿Pintan las computadoras paisajes eléctricos?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.