Moneda en el Aire

En Brasil es Nubank, en México solo Nu

El nombre de Nubank en América Latina ha logrado avanzar a paso veloz al llegar a 34 millones de clientes y posicionar su marca.

La combinación de tecnología y el mejor uso de los datos han hecho que en los dos años que tienen de haber llegado al país tengan claro que es un mercado por el que vale la pena arriesgarse, cambiar un nombre que en otros países y en el mundo digital ya es más que reconocido, por diseñar un plan a largo plazo.

El nombre de Nubank en América Latina ha logrado avanzar a paso veloz al llegar a 34 millones de clientes y posicionar su marca, por lo que es considerada entre las cinco primeras empresas tecnológicas en la región, y en nuestro país, la apuesta es de largo plazo bajo el nombre de Nu, ya que la regulación sólo permite a los bancos usar ese término.

Aquí esta empresa que nació en Brasil tiene ya un millón de solicitudes de tarjetas de crédito, y lo que buscan es dar otros servicios financieros, explica Emilio González, country manager de Nu en nuestro país.

Con una población muy joven −aproximadamente 50 por ciento de los habitantes del país tiene abajo de 28 años− y al estar acostumbrada a servicios digitales por ello busca ofertas diferentes, y por esa razón es uno de los mercados en donde la apuesta se ha incrementado, tan es así que parte de los 400 millones de dólares que recientemente captaron en una ronda de inversión y en la que participaron instituciones como GIC, Whale Rock, Invesco, Sequoia, Tencent, Dragoneer y Ribbit es para crecer en territorio nacional.

Aun cuando empezaron a operar en México en pleno inicio de la pandemia en marzo de 2020, asegura que han confirmado varias de las hipótesis que tenían sobre el mercado mexicano: una de ellas es que si dan buen servicio los clientes llegan, ya que más de 50 por ciento de los nuevos clientes vienen de referidos.

En México tienen claro que son seis bancos los que controlan 85 por ciento de los activos y el mercado de tarjetas, la tarea que dicen tener es "regresarles el control de su dinero" a los clientes vía la tecnología; si bien no ofrecerán lo mismo que en Brasil, una de las limitantes es que para dar varios de los servicios o productos deben estar bajo una figura regulada, por lo que analizan el mejor camino a seguir.

"Ya estamos trabajando aquí en volvernos una institución regulada", reconoce González Marcos, la figura se analiza aún, pero con la ronda levantada, estiman analistas que la empresa estaría valuada en algo cercano a 25 mil millones de dólares, tamaño suficiente, pero no creen operar bajo la figura que les permita usar el término 'bank'; ya veremos si esta empresa brasileña logra hacer lo que otros bancos no pudieron, que es conquistar el mercado mexicano hasta hoy dominado por españoles, estadounidenses y canadienses.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, Capital Tech que lleva Rubén Galindo, es una empresa mexicana que hay que seguirle los pasos; con más de 10 años enfocada en la atención a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) ha logrado llegar a un volumen superior a siete mil millones de dólares, pero hoy reconoce que hay una sobredemanda de crédito, y pese a que miles viven una situación complicada por el entorno económico no acceden a recursos. Dar crédito a las Pymes requiere hoy identificar cuáles son los mejores clientes, su capacidad de riesgo para poder prestarles y ayudarles, ya que los programas gubernamentales siguen quedándose cortos ante las necesidades. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Sociedades de ahorro, comprometidas
Menores tasas de interés para las mujeres

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.