Moneda en el Aire

Menores tasas de interés para las mujeres

Las autoridades pondrán una fecha para que informen cuándo se verá reflejada una menor tasa de interés a las mujeres, pues no quieren que eso se quede en papel.

Desde hace un par de meses −aunque en realidad fue un tema que se discutió y platicó por años, pero en esta administración se concretó−, están vigentes las fórmulas para que las instituciones financieras concreten, por ejemplo, menos reservas preventivas cuando le otorgan un crédito a una mujer.

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, fue uno de los que más impulsó y sigue empujando este tema, junto con Juan Pablo Graf, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), para que no solo existieran fórmulas que pudieran dejar de lado los pretextos de las instituciones financieras para no reducir más las tasas de interés a las mujeres, sino que realmente las apliquen.

Esta sería la parte más difícil, que los bancos la apliquen en favor de las mujeres. Si bien la fórmula ya está lista y en vigor y como las mismas instituciones han reconocido en reuniones con las autoridades, saben bien que las mujeres son mejores pagadoras ya que hay datos tanto a nivel sistema como en cada institución que lo confirma y pese a que saben que las mujeres estadísticamente ganan menos aun en el mismo puesto que un hombre, y que incluso saben que si una mujer obtiene un crédito lo utilizará de mejor manera en favor de la familia, entre muchísimos más datos que hicieron precisamente que naciera esa fórmula, la renuencia para ponerla en operación es más que grande.

Ha habido reuniones y la negativa de los directivos de la banca ha sido plena a aceptar reducir la tasa de interés y así lo han externado en esos encuentros. De acuerdo con estadísticas de las áreas internas de los bancos, podrían reducir hasta en 2 puntos porcentuales las tasas que ofrecen en sus principales productos crediticios, tarjetas de crédito o nómina, mientras que los cálculos de la Secretaría de Hacienda es que podría ser de hasta 4 puntos porcentuales la reducción en la tasa de interés que le cobran a una clienta, pero a cambio de eso, las instituciones han ofrecido en esas pláticas ampliar el plazo para que una mujer pague, lo que significaría pagar al final del crédito un mayor monto, porque la tasa no la reducirían o bien prestarían un mayor monto a esa misma tasa, o sea que al final de cuentas paguen más.

Y ante ese panorama, todo indica que las autoridades les pondrán una fecha para que informen cuándo se verá reflejada una menor tasa de interés a las mujeres, pues no quieren que eso se quede en papel; no se trata de una baja de tasas de interés por decreto, simplemente usar los datos estadísticos y la fórmula en vigor para que las mujeres que han demostrado el buen manejo de sus finanzas durante años tengan acceso a mejores condiciones crediticias. Ya veremos quién tiene la última palabra.

***

Y en el otro lado de la moneda, en el marco del Parlamento abierto que realizó la Comisión de Hacienda y Crédito Público en la Cámara de Diputados para escuchar a diferentes sectores económicos, especialistas y académicos para exponer su posición frente al Paquete Económico para 2022, llamó la atención la propuesta avalada por la Concamin y presentada por Marco Antonio Martínez de la Asociación de Emisoras de Vales de Despensa (Aseval) para incrementar la deducibilidad de monederos electrónicos de despensa al 100 por ciento.

Sobre todo, por la importancia que tiene para las familias de los deciles que menos ganan, ya que se vuelve una herramienta importante para que tengan acceso a productos alimenticios y con ello contribuir a una mejor salud de las familias mexicanas. Los vales de despensa han sido por años una de las prestaciones laborales que más valoran los trabajadores; ojalá se logré avanzar en este tema y se den estas facilidades a los patrones para que beneficien a sus trabajadores. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

En pie de lucha contra el cáncer de mama
Sociedades de ahorro, comprometidas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.