Moneda en el Aire

La segunda etapa de CoDi

Los sistemas de pagos en el mundo están cambiando de forma acelerada y hay que aprovechar la tecnología, utilizar aquello que sea más rápido y eficiente.

Por fin, todo indica que la esperada segunda etapa del Cobro Digital (CoDi) donde puedes usar tu celular para pagar o enviar dinero de forma directa a través de un código QR enlazado a tu banco, será promocionado de manera más activa por todas las instituciones financieras, incluido el Banco de México (Banxico) que es donde se hospeda y resguarda esta plataforma de pago.

Si algo es cierto es que los sistemas de pagos en el mundo están cambiando de forma acelerada y hay que aprovechar la tecnología, utilizar aquello que sea más rápido y eficiente. En el caso de CoDi, reconocen todos los que ahí han participado, les ha hecho falta promocionarlo más -desde cómo se usa hasta las ventajas que puede tener- en los comercios, enseñar a usarlo incluso a los cajeros de las tiendas de autoservicio y, por qué no, a los mismos empleados de la banca.

Si alguien tiene claro todo lo que puede hacerse y falta por hacer con CoDi, es Carlos González, director de banca transaccional de HSBC México y Latinoamérica, ya que con la visión que tiene de todas las regiones, considera que bien aplicado y promocionado puede cambiar en mucho la forma de hacer operaciones.

Es cierto que para ello debe tener mayor visibilidad, tarea en la que el Banco Central les confirmó se enfocará mucho más, así que veremos en televisión, radio y en medios digitales cómo buscan acercarlo a la gente, para que pueda iniciar lo que se conoce como la ‘curva de adopción’ de este medio de pago.

Hoy ya hay una alianza con la ANTAD y más convenios con comercios en marcha. Algunos los han hecho de forma individual como HSBC con Soriana, por ejemplo, quien asesoró a la tienda de autoservicio en todo el país para que acepten esta forma de pago tal como se usa un plástico, pero ahora solo con el celular se podrá pagar. Lo que también les puedo adelantar es que, así como había aquellos sorteos del SAT o de El Buen Fin, ahora será Banxico quien realice −aseguran− sorteos para premiar a quienes se integren a la plataforma de CoDi y la usen, veremos por fin una serie de acciones que lo harán más visible para que alcancen una base critica relevante. Aunque ya hay más de 10 millones de clientes, eso no es suficiente.

Los temas de cómo harán los sorteos o premios aún se definen, pero lo que sí es un hecho es que están buscando todas las opciones posibles para que este medio sea más conocido y sobre todo más utilizado con las ventajas de hacer todo en el celular, además que los negocios no pagarán comisiones altas por usar una terminal punto de venta.

***

Y en el otro lado de la moneda, muy activo en la recta final de su mandato se encuentra el gobernador del Banco de México (Banxico) Alejandro Díaz de León, quien se estrenará este día con su primer webinar para hablar con peras y manzanas sobre la función del Banco Central, los siguientes días también habrá actividades sobre Cobro Digital (CoDi) y el interés de que penetre más su uso.

***

Por cierto, así como en los días pasados ha corrido como reguero de pólvora que Patricia Armendáriz, actual diputada de Morena y con una larga trayectoria en la iniciativa público-privada, se menciona para asumir la CNBV, los que saben dicen que no solo es una propuesta que el mismo presidente López Obrador ya conoce y avala, pero que ha dejado en manos del actual secretario Rogelio Ramírez la decisión final de si la nombra o no, si deja al actual presidente Juan Pablo Graf u opta por los otros dos candidatos que están en la terna final, pero también se menciona que dada la cercanía de la diputada con el Presidente, se platicó no solo asumir la presidencia de la CNBV, sino la gubernatura del Banxico. Lo cierto es que las apuestas en el sector financiero están a la orden. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Sociedades de ahorro, comprometidas
Menores tasas de interés para las mujeres

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.