Moneda en el Aire

La ‘cruda’ del Hot Sale

En la industria financiera hay cierto temor por dos temas: los casos de sobreendeudamiento atraídos por ofertas y un repunte de fraudes por cargos no reconocidos.

La ‘cruda’ del Hot Sale no se hará esperar. Más allá del incremento en ventas en línea que se esperaba y que ha venido al alza durante el último año −lo que es positivo para empresas, procesadores de pago, proveedores y usuarios−, existen ciertos temores de lo que podría pasar en los siguientes días.

Les cuento que en algunas áreas de la industria financiera hay cierto temor por dos temas, uno que se presenten casos de sobreendeudamiento atraídos por las ofertas, ya que luego de casi un año de no usar las tarjetas de crédito −recordemos que tuvo una importante caída en su uso y se incrementó el débito−, no hayan planeado de forma adecuada su uso y sobre todo, el dinero destinado al pago de las compras durante el Hot Sale.

Y la dos y que más preocupa es que, dada la gran cantidad de páginas con ofertas, muchas de ellas hayan sido falsas y por ende, se genere un repunte de fraudes por cargos no reconocidos, que por un lado, el cliente se quedará sin un producto que ‘compró’ y que los delincuentes hayan obtenido la información de tarjetas de crédito y débito para realizar más fraudes (estarían, digamos hasta cierto grado, exentas las tarjetas virtuales, solo sería ese cargo y tristemente no recibir el producto).

El aumento de las compras en línea, reconocen varios expertos bancarios, ha sido positivo, pero no ha ido de la mano del mismo interés de los clientes de informarse y hacer compras online tomando todas las medidas de protección para evitar ser víctimas de fraude, pues incluso ‘expertos’ financieros y de tecnología se han dejado engañar por las atractivas ofertas que algunas páginas ofrecen, por lo que recuerdan que si parece demasiado bueno para ser verdad, puede ser un fraude a la vista.

Por lo pronto, de la mano del aumento de páginas ‘fake’ de bancos, las de empresas que parecen ‘legales’ también han ido incrementándose sin que haya un registro exacto de cuántas han sido reportadas y dadas de baja, por lo que más vale estar alertas y revisar en los siguientes días sus aplicaciones bancarias y estados de cuenta, para que terminado el Hot Sale no reciban noticias desagradables.

* * *

Y siguiendo con el tema, algo que está saliendo muy caro son los ataques cibernéticos a las dependencias del gobierno federal que siguen a la orden del día. Como saben, la Lotería Nacional es uno de ellos y además de la amenaza de los ciberdelincuentes de poner en línea toda la información sobre presuntos acosos en esa dependencia entre otros datos confidenciales, también advierten que al no haber sido atendidas sus peticiones habrá un ataque DdoS. El otro ataque y robo, es en la Secretaría de la Función Pública, en donde aseguran tienen la información de correos y demás datos adicionales a los que se publican por la declaración patrimonial, pero lo más triste es que esto seguirá así e incrementándose, ya que las renovaciones de las licencias y programas no es una prioridad, por la llamada austeridad republicana, al fin que los hackers, virus y sistemas de seguridad TI son inventos de los neoliberales.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, son pocos los bancos que están en la bolsa y los datos al cierre de abril mostraron que de la mano de Edgardo del Rincón, BanBajío logró el mayor crecimiento en cartera con 5.7 por ciento más en este 2021 con respecto al año pasado, seguido de Banorte, en donde aumentó 0.7 por ciento, siendo la cartera automotriz y de vivienda que lleva Eduardo Reyes, una de las que mejor desempeño ha tenido y la que mayor contribución hizo a estos resultados, lo interesante es la caída que sigue teniendo en el crecimiento de la cartera Inbursa con 13.3 por ciento, todo indica que mantienen altos niveles de prudencia ante la situación económica actual; ya veremos si pronto cambia esto o algo ve el señor Slim que los demás no han visto. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Tener una gran base de datos de ‘malware’
El Salvador y el bitcoin (II)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.