Moneda en el Aire

Bancos y fintech en el ojo de la autoridad

Se ha buscado un sector fintech que compita y contribuya a la inclusión financiera, lo más importante es que sean entidades que cumplan con los estándares que establece la ley.

Este año ha sido más que intenso en todo el sector financiero. Un año en donde se pusieron en marcha programas de apoyo para clientes de servicios financieros en todo el país, algo que solo se veía de manera focalizada en lugares que atravesaban un desastre natural, pero la tragedia de la pandemia por Covid-19 hizo que se cambiara ese paradigma.

Por ello, la visión hacia delante de la autoridad financiera es muy importante, de cómo se seguirá enfrentando la pandemia en los siguientes meses y años en el sector financiero mexicano, que logró asumir las pérdidas con relativa fortaleza. Habrá bancos de menor tamaño que debido a la concentración en ciertos sectores, tengan mayores problemas para salir adelante, pero en general el panorama no se ve tan desalentador para la industria, según las autoridades.

Más bien hacia delante lo que viene -es el gran reto y por eso les comentaba que la visión de la autoridad es de lo más importante- es, por un lado, lograr que se combine el apoyo a los clientes de la industria financiera que sigan siendo afectados o puedan serlo aún más con una ‘tercera ola’ más letal de la pandemia por Covid-19, que por todos lados anticipan podría haber pasado estos Días Santos, en donde millones optaron por salir y olvidar, y por el otro, mantener la solidez del sistema. Menuda tarea.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha seguido de cerca a cada institución, nos comenta Juan Pablo Graf, presidente del organismo, por lo que hacia delante trabajan con los bancos, por ejemplo, en que estén más que listos para que se reactive la colocación del crédito; por ello algunas medidas regulatorias temporales podrían ser permanentes con el fin de que tengan liquidez suficiente para prestar, sin descuidar, por supuesto, los controles en el origen de cada financiamiento.

Pero en este entorno pandémico, algo que a la par han seguido trabajando y revisando cada proceso y que ha sido objeto de ejemplo para otros países, han sido las autorizaciones bajo la llamada Ley Fintech, que en el último mes poco a poco han estado dando ‘luz verde’ a estas figuras de tecnología financiera que vienen a competir en el mercado mexicano.

Y si bien, aclara Graf, se ha buscado que sea un sector fintech que compita y contribuya a la inclusión financiera, lo más importante es que sean entidades que cumplan con todos los estándares que se establecieron en la ley desde capital, prevención de lavado de dinero, liquidez, eficiencia en su forma de operar, transparencia, entre otros aspectos, por lo que el análisis ha sido riguroso.

Tan riguroso, que hay que seguir de cerca las autorizaciones, de 90 que se inscribieron bajo la Ley Fintech, hoy 82 continúan operando bajo el transitorio de la ley, pero dados los procesos de revisión que se hacen, no descarte que solo un poco más de 60 por ciento logren llegar a la meta final, ya que algunas desistieron o desistirán; otras optarán por ir por alguna figura financiera más completa, ya que se dieron cuenta que es tan complejo como ser un banco de nicho, Sofipo u otra entidad. Las próximas semanas serán claves, y toda el área encargada de revisar estos procesos está más que atenta a todos los detalles, ya que quieren y se busca que la experiencia de esta Ley Fintech pueda ser imitada por otros países. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, los Días Santos parecen dejar claro que las ayudas que se han puesto en marcha hasta ahora podrían ser insuficientes de presentarse, como ya han escrito desde todos los puntos de vista, una ‘tercera ola’ por la pandemia del Covid-19.

COLUMNAS ANTERIORES

Pandemia, el evento catastrófico de los seguros
Ten cuidado en ser hackeado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.