Perspectiva Global

México: Los cinco temas de 2022

El COVID-19, el crecimiento económico, la inflación, la política e instituciones y la relación con EU serán los temas más relevantes para México.

Hemos llegado al final del año y además de reflexionar sobre los muchos eventos y experiencias en este segundo año que tuvimos que coexistir con el COVID-19, considero que también es bueno pensar en qué nos depara 2022. En este sentido, he preparado dos columnas: La de la semana pasada, en donde comenté sobre los cinco temas que considero que serán los más relevantes el año que entra (’Los cinco temas de 2022′, 14 de diciembre) y la de hoy, con los asuntos que en mi opinión serán claves para México en 2022.

(1) COVID-19. La semana pasada comenté que la variante ómicron del virus SARS-CoV-2 nos ha recordado que así como muchas cosas en la vida, la pandemia ‘no se acaba hasta que se acaba’. Así, desafortunadamente el COVID continuará siendo parte de nuestra vida diaria en 2022. No obstante lo anterior, el avance en la vacunación en nuestro país ha sido significativo. A diferencia de Estados Unidos –en donde el problema es del lado de la demanda, porque los movimientos antivacuna no están permitiendo que el país aproveche la gran dotación de vacunas con la que cuenta–, en México el problema ha sido de oferta. Sin embargo, éste se ha ido subsanando mucho más rápido de lo que se anticipaba hace un año que inició el proceso de vacunación, con la adquisición y recepción de más de 240 millones de dosis, en donde se han aplicado más de 140 millones de dosis y se estima que cerca de 52 por ciento de la población total de nuestro país ya se encuentra vacunada. Recordemos que hace casi un año inició el proceso de vacunación con poco menos de 3 mil dosis diarias –en donde se llegó a decir que a ese ritmo, México iba a acabar de vacunar en el año 2050–, y hemos llegado a tener días en donde se aplicaron más de 5 millones de dosis en octubre. Así, es muy factible que no solo se cumpla el objetivo de vacunar al 100 por ciento de la población objetivo (mayores de 16 años) en el primer trimestre de 2022, sino que además ya haya un porcentaje importante de menores de 16 años vacunados, así como una proporción relevante de la población con terceras dosis. Desafortunadamente todavía existe una gran desigualdad en el mundo en torno al acceso a vacunas contra el COVID-19, por lo que si bien es muy probable que se reduzca la letalidad en lugares con un alto porcentaje de vacunación, será muy difícil erradicar la enfermedad.

(2) Crecimiento. Si bien el mundo no podrá observar tasas de crecimiento tan altas como en 2021 –debido principalmente a los efectos de base de comparación–, sí crecerá y México no será la excepción. En el equipo de análisis de Latinoamérica del banco británico Barclays –que tengo el honor de dirigir–, estimamos que México observará un crecimiento de 3.6 por ciento, significativamente por arriba del consenso de los analistas de 2.9 por ciento. En nuestra opinión, la reapertura de muchos de los sectores que todavía no se han recuperado, así como la disminución de las disrupciones de las cadenas globales de suministro y la derrama fiscal de Estados Unidos –aunque sabemos que en 2022 se reducirá significativamente con respecto a 2020 y 2021–, serán los principales impulsores de la actividad económica en nuestro país, el año que entra. Desafortunadamente los riesgos se encuentran sesgados hacia un crecimiento menos vigoroso, sobre todo porque la velocidad a la que los cuellos de botella que se han generado a nivel global podría ser menor y porque el ambiente de negocios e inversión en nuestro país continúa siendo muy retador (“La clave está en reactivar la inversión”, 13 de julio).

(3) Inflación persistente. Es factible que el proceso inflacionario actual toque su ‘pico’ en diciembre de este año, a niveles por arriba de 7.5 por ciento y que hacia delante inicie un proceso desinflacionario. No obstante lo anterior, consideramos que la disminución de la inflación hacia delante va a ser muy gradual, promediando entre 4.75 y 5.25 por ciento en 2022. Cabe señalar que es muy factible que parte de la persistencia de la inflación se deba a la falta de apoyos fiscales en el momento más álgido de las restricciones a la movilidad que se impusieron por la pandemia, el año pasado. Desafortunadamente, la falta de estos apoyos hizo que una gran cantidad de empresas, sobre todo Pymes, no pudieran sobrevivir y que esto haya otorgado un mayor poder de transferencia de precios a los empresarios sobrevivientes (“¿Por qué la inflación podría ser más persistente en México?”, 22 de junio).

(4) Política e instituciones. A pesar de que el año que entra no habrá un número tan elevado de elecciones como en 2021, tendremos dos eventos políticos muy relevantes: (a) Elecciones para gobernador en seis entidades federativas (Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas) el 5 de junio; y (b) la revocación de mandato, aparentemente en abril, si es que se reúne el presupuesto para llevarlo a cabo. Asimismo, el 1 de enero el Banco de México tendrá a su primera gobernadora liderando la Junta de Gobierno (“La próxima gobernadora del Banco de México”, 7 de diciembre) –Victoria Rodríguez–, y el INEGI tendrá a su primera presidenta, Graciela Márquez, a quienes deseo mucho éxito en su gestión. Por último, hacia finales de año comenzará la efervescencia sobre quién sucederá a Arturo Zaldívar como ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por si fuera poco, los legisladores se encontrarán discutiendo las iniciativas de reforma al sector eléctrico, así como algunos temas electorales y la posible incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa.

(5) Relación con EU. Continuará la instrumentación del TMEC –incluyendo la resolución de algunas disputas en el sector automotor–, así como los temas migratorios, en un ambiente de alta necesidad de mano de obra por el fuerte crecimiento de la economía estadounidense. Al menos todo parece indicar que la propuesta de beneficio fiscal a quienes adquieran autos eléctricos en EU ha quedado atrás, representando una disputa menos entre los socios del TMEC.

Esta es mi última columna del año. Regresaré el 18 de enero con nuevos bríos. Aprovecho para desear a mis queridos lectores, así como a mis familiares y amigos, unas muy felices fiestas decembrinas y un gran 2022 con mucha salud, éxitos, amor y alegría.

* El autor es conomista en Jefe para Latinoamérica del banco Barclays, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF y miembro del Comité de Fechado de Ciclos de la Economía de México.

* Las opiniones que se expresan en esta columna son a título personal.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Qué significa la ‘contundencia’ de Banxico?
Entendiendo los altos niveles de inflación en la actualidad

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.