Perspectiva Bursamétrica

Un supersecretario para un reto formidable

Después de las claras señales expresadas en las pasadas elecciones, hay un nombramiento que puede ser clave para que el sexenio pueda terminar con una mejor perspectiva.

Nuestro indicador IBEM, Índice Bursamétrica de la Economía Mexicana, el más oportuno de nuestro conjunto de indicadores (Nowcast) de la actividad económica, nos permite realizar una primera estimación del crecimiento para el pasado mayo, bajo cifras originales (no desestacionalizadas). La estimación que tenemos con los primeros datos que conocemos de ese mes es de 24.7 por ciento anual, mayor al crecimiento estimado por el Inegi en su Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) para abril que es del 20 por ciento anual y más elevado que nuestra segunda estimación, con base en nuestro indicador el IBAM de 22.7 por ciento anual para el mismo mes de abril.

En mayo del año pasado, segundo mes del confinamiento pandémico, la caída de la actividad económica se profundizó. De hecho el IGAE cayó 2.6 por ciento mensual en relación a abril (-21.6 por ciento anual), después de que en abril la economía cayó 17.3 por ciento mensual (-19.7 por ciento anual). Por esto, ayudada por la fuerte recuperación de la economía estadounidense que debe estar creciendo en este segundo trimestre a una tasa de 9.0 por ciento anualizada, después de crecer 6.4 por ciento en el primer trimestre, es que se ve lógico que la variación sea mayor a la que estimamos para abril.

Pero esta variación tan alta está representando solo una recuperación parcial de lo perdido durante la fuerte recesión iniciada desde 2019. La razón principal de esta debilidad es la contracción del gasto de inversión del sector privado, derivada de la crisis de confianza en la que se encuentra la economía. Por eso es una grata noticia el cambio en el timonel de la Secretaría de Hacienda.

Muchos nos preguntábamos ¿por qué el Presidente anticipó tanto la noticia de no reelegir al Dr. Alejandro Diaz de León como gobernador del Banco de México, si su periodo termina hasta el 31 de diciembre? Ahora ya sabemos, que después de las claras señales expresadas por el electorado en las pasadas elecciones, hay un nombramiento que puede ser clave para que el sexenio pueda terminar con una mejor perspectiva que la que se tiene anticipada hasta ahora. Un sexenio perdido era lo que la mayoría de los analistas económicos anticipábamos. Se trata del nombramiento del Dr. Rogelio Ramírez de la O. Alguien que hasta donde se sabe, ya había rechazado tomar esta responsabilidad en dos ocasiones previas.

Nos parece que la aceptación del cargo conllevaba varias condiciones. “Acepto la responsabilidad, y te ayudo con todo gusto, pero solo que tenga el control de las riendas”. Todo parece indicar que el Presidente le otorgó varias de esas condiciones. Una de esas pudo ser el Paquete Económico 2022.

A Rogelio le están dejando que prepare el Paquete Económico, lo proponga al Congreso y lo negocie, para que una vez autorizado, lo ejecute. En el video en donde el Presidente hace el anuncio, Rogelio habla de cuatro encomiendas del Presidente, mismas que podríamos asumir como los cuatro ejes principales de su futura política hacendaria:

1. Aseguramiento de un sano equilibrio fiscal hacia 2024. (Lo que implica una reforma fiscal, aunque también han prometido de que de nuevo no habrá aumentos de impuestos) Esta es la declaración más importante. El compromiso del Presidente con el equilibrio en las cuentas fiscales es fundamental para la estabilidad, aunque, ya lo hemos dicho en varias ocasiones, no es una condición suficiente. Si no hay crecimiento, no hay recaudación de impuestos, y esto nos lleva al endeudamiento, al desequilibrio, a la desestabilización y al caos.

2. Aseguramiento de economías en los recursos públicos: (La política de austeridad y de optimización de compras del gobierno parece que continuará.) Cuando observo lo que está sucediendo en distintos sectores como en el aeronáutico, el sector salud, el turismo, el financiero, etcétera, no veo fácil que se puedan aplicar nuevas economías. Me parece que el Estado no está dando resultados mínimos aceptables por falta de recursos, de gente y de capacitación. El Estado mexicano carece de cuadros de funcionarios preparados.

3. Sano financiamiento y actualización de las cuentas del sector de energía. Este asunto requiere atención urgente. El próximo secretario lo está haciendo suyo. La deuda financiera conjunta de Pemex y CFE asciende a 135 mil millones de dólares.

4. Oportunidades de la banca de desarrollo. La banca de desarrollo ha estado olvidada desde hace varias décadas. Su potencial está totalmente desperdiciado. Este factor puede ser muy relevante si se logra que los bancos de desarrollo puedan cumplir su función para lo que fueron creados originalmente hace nueve décadas.

Por lo pronto, la recepción que le hicieron los mercados a Ramírez de la O fue muy positiva: bolsa y peso mexicano para arriba, tasas para abajo. Le han otorgado el voto de confianza. Sin embargo, no parece congruente que el mismo día de este anuncio el Presidente insista en mandar al Congreso la iniciativa de cambios constitucionales a las leyes de energía.

El autor es presidente de Bursamétrica.

COLUMNAS ANTERIORES

EU creció menos que lo esperado, pero más que México
¿Banco de México debería seguir subiendo su tasa de referencia?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.