De Jefes

Lo que ‘callamos los Godínez’, según Robert Walters

El ‘home office’ te permite un horario flexible, mayor autonomía, flexibilidad sobre dónde vivir y poder viajar, ahorrar y libertad sobre la vestimenta.

La consultora de búsqueda y selección especializada de mandos intermedios y directivos a nivel global, Robert Walters, nos compartió los resultados de un estudio sobre los nuevos modelos de trabajo pospandémicos, en el que encontró que solo al 8 por ciento de los trabajadores no les gustaría regresar a las oficinas ningún día, el 27 por ciento optaría por ir dos días, 34 por ciento quiere ir tres días y únicamente el 10 por ciento desearía ir los cinco días de la semana.

Además, la firma que tiene presencia en 31 países y que encabeza a nivel mundial Robert Walters, refirió que, en lo que se refiere al trabajo presencial contra el remoto, el 31 por ciento de los empleados dijo que rechazarían una oferta laboral que requiere sólo trabajo presencial contra un 14 por ciento que respondió lo mismo si sólo fuera remoto

Los entrevistados de Robert Walters refirieron que, entre las principales razones para elegir un esquema presencial de trabajo, el 37 por ciento dijo que requieren interacción cara a cara, mientras que, para elegir el trabajo remoto, 84 por ciento mencionó como una bondad el hecho de que no hay que trasladarse.

Además, el 49 por ciento dijo que prefiere el home office porque tienen horario flexible, el 38 por ciento piensa que el trabajo remoto le da mayor autonomía, el 65 por ciento ve al trabajo virtual como un beneficio por su flexibilidad sobre dónde vivir y poder viajar, el 54 por ciento destacó el ahorro y 28 por ciento consideró que puede vestirse como desee mientras trabaje de forma remota.

Advierten encarecimiento de pinturas

La industria de pinturas en México señaló que ante una escasez de algunos insumos químicos, por la distorsión que causó en el mercado mundial la pandemia, el sector podría elevar los precios de sus productos al consumidor en el país.

Arius Zúñiga, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Pinturas y Tintas (Anafapyt), advirtió que desde que comenzó el año no han podido tener un abasto estable en materia prima, lo que afecta a todas las líneas de producción.

“También aumentó el precio de los insumos y los fletes por la ley de oferta y demanda, las empresas hicieron lo posible para mitigar el impacto, pero lamentablemente se tendrá que presentar un aumento en los precios”, destacó el directivo.

En los primeros cuatro meses de 2021, la producción de la industria de pinturas y recubrimientos alcanzó un valor récord de 16 mil 533.9 millones de pesos, 15.7 por ciento mayor a lo registrado en igual lapso del año pasado, de acuerdo con información del Inegi.

Arius Zúñiga señaló que esto se debe principalmente al mayor valor de los insumos de la pintura y que también eleva el valor de sus inventarios y productos.

¿Apoyar o perjudicar a los repartidores?

México tiene la gran oportunidad de marcar la pauta en la regulación laboral de plataformas digitales, ante malas experiencias en otros países que han mermado cientos de miles de fuentes de trabajo, señala el portal especializado safeshopping.news.

Los expertos en la llamada ‘economía gig’ (sistema de trabajo independiente a través de apps electrónicas) esperan que se mantenga en nuestro país un esquema flexible para trabajadores que prestan sus servicios a empresas como Didi, Uber, Cornershop entre otras, como lo ha sugerido ya la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, quien ha propuesto ya buscar mecanismos con el IMSS que no requieran grandes modificaciones legislativas y que no sobrerregulen la industria ni hagan perder fuentes de empleo, como pasó en España con la llamada Ley Rider, que obligó a trabajadores independientes contratarse forzosamente con una sola empresa cada uno.

COLUMNAS ANTERIORES

Bitso donará 500 mil dólares a Gibraltar
Clara se convierte en el unicornio mexicano de más rápido crecimiento en Latinoamérica; ahora va por Brasil

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.