Que siempre sí se subirá al avión…
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Que siempre sí se subirá al avión…

COMPARTIR

···
menu-trigger

Que siempre sí se subirá al avión…

03/03/2020

En su mañanera de ayer, al referirse el avión presidencial, aún estacionado en California, el presidente López Obrador dijo que sí se subirá al tan polémico TP01… Pero sólo a un recorrido, y hasta planteó la posibilidad de que ahí se pueda dar una de sus conferencias. Afirmó que se mantiene la idea de vender el avión y hacer la rifa, pero ya le dio curiosidad subirse. Un capítulo más de la telenovela.

Fakenews sobre el TP-01

La cuenta de Twitter ‘Airplane Ben’, que comparte contenido sobre aviones, “confirmaba” desde muy temprano que el dueño de Mavericks, Mark Cuban, había comprado el ‘787 presidencial mexicano’ a un precio de 126 millones de dólares. La noticia se esparció como pólvora hasta que el propio Cuban lo desmintió a la revista Forbes y en México Banobras señaló que la aeronave aún no había sido comprada. ¡Qué susto, por un momento se pensó que se cancelaría el tan esperado sorteo de la Lotería!

Se enojan diputados balconeados

Nada bien cayó a los diputados de la 4T que la Auditoría Superior de la Federación los haya balconeado públicamente por sus irregulares gastos en los últimos cuatro meses de 2018. Que pagos en cirugías, pasteles, colchones y otras tantas perlitas que encontró el auditor. Pero, “¿y de nuestros ahorros de más de 400 millones de pesos? No se dice nada, les pasó de noche”, se quejó el líder de Morena, Mario Delgado. Es más –dijo– tan se acabaron los “moches” y el “despilfarro”, que ahora hasta el outsourcing desapareció en San Lázaro y más de 400 trabajadores de limpieza ya son de la Cámara. “¡No queremos ni una sola observación!”, añadió.

Zapatistas se suman al 9M

Resulta que las mujeres del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, ese al que López Obrador dice que no va a confrontar, le echó una indirecta al Presidente. Y lo hizo con una dosis de su propia medicina. En un comunicado en el que anuncian que se suman al paro del 9 de marzo, las integrantes del EZLN señalan: “Y a esos malos gobiernos que dicen que la sociedad se divide en liberales y conservadores, pues si es que dicen que están contra el neoliberalismo, entonces les viene tocando que se llaman ‘neoconservadores’”.

Más aspirantes al INE

Por lo visto, cada vez hay más personas desempleadas, con estudios, que aspiran a alcanzar un trabajo con buenos salarios y prestaciones. En 2017, para tres cargos de consejero en Instituto Nacional Electoral, hubo 151 registrados. Y ahora, para cuatro cargos de consejeros, se registraron 390 aspirantes. Es difícil creer que el alto número de registros sea porque tengan confianza en la transparencia de los diputados al decidir o de pronto llueven los expertos electorales.

Dudas sobre Alcocer Villanueva

La polémica designación de John Ackerman como integrante del Comité Técnico de Evaluación que calificará a los aspirantes a consejeros del INE, se extiende ahora a quienes se postulan para una de las vacantes. Tal es el caso de Jorge Alcocer Villanueva. Nadie niega su experiencia y capacidad, pero en la trinchera de la oposición recuerdan que es aún el coordinador de asesores de la secretaria de Gobernación.

Van contra el reggaetón

La semana pasada, la propuesta de pena de muerte a feminicidas fue calificada como “populismo legislativo”. Ahora la iniciativa que generó controversia fue la del senador morenista Salomón Jara, de sancionar violencia de género a través del reggaetón y la publicidad sexista. “Todas y todos hemos visto anuncios espectaculares, carteles y campañas de publicidad cosificantes, basadas en la utilización del cuerpo de la mujer (…) Lo mismo sucede con diversos géneros musicales, cuyas letras presentan a la mujer como un producto objetivado e hipersexualizado, cuyo valor depende exclusivamente de su apariencia física y su utilidad sexual”. No es que no le asista razón al legislador oaxaqueño, pero a ver si no se le van encima los reggaetoneros.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.