Intolerancia en marchas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Intolerancia en marchas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Intolerancia en marchas

02/12/2019

Para quien dude aún de lo polarizada que está la sociedad, basta ver lo ocurrido ayer en las calles de la Ciudad de México contra el ejercicio reporteril. Aunque algunos analistas cuatroteros no vean agresión, lo que los simpatizantes de AMLO hicieron al reportero Irving Pineda, de TV Azteca, a todas luces lo es. Forzarlo a ponerse un chaleco de Morena y rodearlo para gritarle una y otra vez “¡Chayotero!” es una muestra clara de hostigamiento. Si bien menos ruda, también es intolerancia lo que experimentó, en la marcha opositora, Hernán Gómez, articulista de El Universal, a quien le gritaron “¡Vete al Zócalo!” y “¡Fuera, fuera!”. Ojalá que no haya algo más grave que lamentar si no se frenan estos excesos.

Al parecer al gobernador de Chihuahua no le gusta que le tomen fotografías en lugares públicos, pues el viernes ordenó detener al reportero Gabriel Venzor, del periódico digital La Opción de Chihuahua, por sacarle dos fotos mientras jugaba tenis en un parque público. Los guardias de Javier Corral retuvieron al periodista, con más de 25 años de ejercicio profesional en la entidad, tras la orden del mandatario: “chéquenme a este cabrón, es del narco”. Pese a que Venzor se identificó como empleado de un periódico, nos dicen que fue obligado a borrar las imágenes que tomó del gobernador y además los guardias se quedaron con capturas de pantalla de los contactos del reportero. Por cierto, el teléfono es propiedad del periódico y esperan que, eventualmente, se los devuelvan.

Mañana martes, el Senado será un circo de varias pistas. En la Comisión de Gobernación, que preside el morenista Cristóbal Arias, junto con los titulares de las comisiones unidas de Derechos Humanos, de la panista Kenia López Rabadán, y de Justicia, de Julio Menchaca, comparecerán las aspirantes a presidir la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas: Mara Gómez Pérez, Melba Adriana Olvera Rodríguez y María de los Ángeles Haces Velasco. Y de manera simultánea, en el pleno comparecerá el canciller Marcelo Ebrard. Se avecina un intenso cierre del periodo ordinario de sesiones.

Aunque AMLO presumió en su nuevo informe a la nación, ahora con motivo de su primer año de gobierno, que uno de los principales logros en este periodo ha sido el combate a la corrupción, en la oposición comentan que todavía están pendientes casos como los de Manuel Bartlett, director de la CFE, a quien la SFP le abrió una investigación sobre su declaración patrimonial, sin que hasta el momento se hayan dado resultados. Pero el asunto más preocupante en este tema, dicen, es el supuesto debilitamiento de órganos como el INAI, el INE, la CNDH o el SNA, los cuales son precisamente los encargados de generar contrapesos y controles en los excesos del poder público.

Al interior de las Redes Sociales Progresistas empieza a verse una purga de los personajes cercanos a su exdirigente nacional, Juan Iván Peña Neder, quien fuera recientemente depuesto de su cargo por el INE. Lo interesante del asunto es que, entre los personajes que perdieron fuerza en el nuevo partido político –cercano a Elba Esther Gordillo–, se encuentran aquellos que fueron señalados durante el sexenio de Felipe Calderón por darle forma a México Despierta, una agrupación ultraderechista que promovía la no reproducción de los pueblos indígenas.

Y a propósito de la recta final de los trabajos legislativos, resulta que la secretaria de Energía, Rocío Nahle, aún no tiene fecha para su comparecencia ante el pleno de la Cámara de Diputados. Todo indica que la dejarán casi para las posadas, para que explique el contenido del I Informe de Gobierno del presidente López Obrador, que presentó ¡en septiembre!, hace exactamente 3 meses.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.