Candidatas a la Corte
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Candidatas a la Corte

COMPARTIR

···
menu-trigger

Candidatas a la Corte

22/11/2019

En los pasillos del Senado ayer corrieron como agua los nombres de las posibles candidatas que el presidente Andrés Manuel López Obrador podría incluir en la terna para sustituir al exministro de la Corte, Eduardo Medina Mora: Leticia Bonifaz, Diana Bernal y hasta la sorpresa de Margarita Ríos-Farjat, actual titular del SAT. Sin embargo, nos cuentan, una candidata seria, que podría convocar a la unanimidad en medio de la polarización que sufre la Cámara alta, es nada más y nada menos que Ana Laura Magaloni, quien es profesora investigadora del CIDE y… muy cercana a Claudia Sheinbaum y al presidente de la Corte, Arturo Zaldívar. Lo único que esperan los senadores de Morena es que el mandatario no vuelva a proponer a Celia Maya, quien ya ha sido bateada en un par de ocasiones.

Sede alterna y los costos logísticos

En plena austeridad, se usaron 20 autobuses y ocho camionetas, con todo y dispositivo de seguridad rumbo a Santa Fe, para trasladar a legisladores, medios de comunicación y personal de la Cámara de Diputados hasta el Centro Bancomer, donde instaló –con el rechazo de los partidos de oposición, sobre todo el PAN– una sede alterna para sesionar y aprobar el Presupuesto. Así lograron sortear a las organizaciones campesinas que tenían sitiado el recinto de San Lázaro en demanda de recursos para el campo. Sobre los costos de la logística, el coordinador morenista, Mario Delgado, dijo que “se va informar de eso en su momento”.

INE, “organismo rico”

En medio de los tijeretazos al presupuesto de los órganos autónomos, diputados de Morena justificaron el recorte al Instituto Nacional Electoral por más de mil millones de pesos al señalar que no se podían aprobar más recursos a un organismo que se considera “rico” ante la pobreza que vive el país, y donde consejeros ganan más que el Presidente. Algunos legisladores panistas interpretaron ese jalón de cobija como una clara muestra de hostilidad hacia el INE y su labor.

Nos equivocamos con dichos de Murayama

Ciro Murayama, consejero del INE, tiene toda la razón en aclarar algo que no dijo en la sesión del miércoles del Consejo General de ese organismo, y que se le atribuyó erróneamente en este espacio. Murayama dijo literalmente que “tener una opinión favorable a distintas iniciativas gubernamentales no empareja a quien lo hace con dictadores”, y no que “prefiere ser crítico que apoyar a un dictador”. Una sentida disculpa al consejero y a los lectores por el resbalón. Lo que sí es que su mensaje fue muy reconocido en esa sesión.

Pagan el precio

Dentro de la crisis de inseguridad en esta capital uno de los ganadores fue el mismo Gobierno de la CDMX, al prestar el servicio de Policía Auxiliar. En los primeros siete meses del año tuvo ingresos por 5 mil 088 millones de pesos, 3.1 por ciento más en términos reales respecto al mismo periodo de 2018, pero 25 por ciento superior a lo presupuestado dentro de ese lapso. El número de servicios creció 6.6 por ciento y ese rubro sobresalió entre las caídas que registró la administración capitalina: 12 por ciento real en los ingresos locales no relacionados con impuestos. ¿Será el costo de protegerse ante el hampa?

Frenan charoleo

Tras involucrarse en temas de tráfico de influencias, nos comentan que al abogado Jorge Arturo Galván se le están cerrando las puertas. Después de su desliz de presentarse como cercano a la Consejería Jurídica de Presidencia, le han solicitado dejar de señalar nombres de funcionarios para obtener beneficios. Tal fue la molestia, que han pedido hacer omisión a las peticiones del litigante. Recientemente Galván fue a ver a Santiago Nieto, titular de la UIF de Hacienda, y a Juan Ramos, de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, con el argumento falso de “ir de parte de”, para obtener el información reservada.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.