Confidencial

¿Jefa de campaña?

La imagen del arribo de la tía Tatis despertó el sospechosismo en redes sociales, señala Confidencial.

Tatiana Clouthier, quien apenas la semana pasada sorprendió con su renuncia a Economía, ayer se dejó ver entrando al Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde despacha la corcholata preferida de Palacio Nacional, Claudia Sheinbaum. La imagen del arribo de la tía Tatis despertó el sospechosismo en redes sociales. Hubo quienes empezaron a elucubrar que Sheinbaum, que se la pasa emulando a su mentor político, pudiera echar mano de los servicios de la sinaloense como jefa de su campaña presidencial. Lo cierto es que más tarde la propia mandataria subió una foto de ambas con el mensaje: “Con Tatiana nos une el amor por México y por la transformación. Gracias querida”. Veremos…

En defensa de Luz María

Vaya que generó ruido el cese de Luz María de la Mora en la Subsecretaría de Comercio Exterior, de la Secretaría de Economía. Uno de esos airados reclamos es nada menos que de un excompañero de batallas del Presidente, hoy convertido en una roca en su zapato, Porfirio Muñoz Ledo. El veterano político calificó a la hoy exservidora como “funcionaria ejemplar, patriota y reconocida por la comunidad económica mundial”, y consideró que “no hay razón, sino obsesión de López Obrador por imponer su política retardataria en materia de energía, contraria a todos los tratados que México ha suscrito”. Y remata su tuit como lo comienza, pidiendo que el que renuncie y “se vaya a su rancho” sea López Obrador.

“Picones” PAN vs. PRI

Molestos se mostraron ayer varios diputados del PRI, incluido su dirigente nacional y legislador federal, Alejandro Moreno Cárdenas, en contra del PAN. Cuentan que reprocharon que “no se aceptan los ‘picones’ de panistas contra priistas y menos desde la tribuna”. “Es desleal y son una falta de respeto”, deslizaron entre las curules desde la noche del miércoles. “Les calentó” –dicen– que el panista Humberto Aguilar acusó, durante el debate de las reformas de la Guardia Nacional, que “no eran necesarias esas modificaciones, sólo sirven para justificar el cambio de opinión de distintos actores políticos y quizá le sirvan más para garantizar la impunidad”. ¿Hablará de Alito…?

La “dictadura” del PRD

Tampoco entre los amarillos de San Lázaro hay muy buen ambiente interno. Dicen que, aunque su dirigente nacional, Jesús Zambrano, sostiene que “México es una democracia, no una dictadura” –al referirse a la estrategia de “militarización” de la seguridad pública–, a sus tres diputados que votaron a favor de la iniciativa militarista “los quieren quemar en leña verde”. Se quejan asesores que “están advertidos y amenazados”, “les aplicaron la ley del hielo” y que “viven ya en una auténtica dictadura interna”.

Contra el colonialismo

En las mesas de negociación entre funcionarios del Gobierno de la Ciudad de México y representantes de la Glorieta de las Mujeres que Luchan, parece que se va construyendo un acuerdo. Resulta que, de acuerdo con Claudia Sheinbaum, en la rotonda donde antes estuvo la estatua a Cristóbal Colón, sí se colocará la escultura de la mujer de Amajac, la cual simboliza la reivindicación de la mujer y de las comunidades indígenas. Pero se buscará un espacio para colocar la Antimonumenta de las Mujeres que Luchan. Además, la figura de Colón, cuya instalación fue rechazada por la alcaldía Miguel Hidalgo, también se le buscará un espacio. ¿Alguna alcaldía le dará cobijo?

Ebrard defiende en EU actuar militar y de la GN

El canciller Marcelo Ebrard defendió, durante su presencia en Estados Unidos, la militarización y el uso de la Guardia Nacional en materia de seguridad. Afirmó que con esto se le está quitando ambigüedad a las labores castrenses, al darles una autorización legal, y aseguró que no se ponen en riesgo los derechos humanos de las personas. Buen papel también tuvo la secretaria Rosa Icela Rodríguez en la defensa de la estrategia de seguridad del gobierno, la que argumentó con cifras.

COLUMNAS ANTERIORES

Transición anticipada, ‘no formal’
Dan batalla interna contra ‘Alito’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.