Colaborador Invitado

Revolución IA: ¿un nuevo paradigma en el horizonte?

La combinación de una infraestructura basada en la nube, con la automatización e IA, no solo puede liberar valiosas horas para los equipos.

Head of Enterprise Sales, Latinoamérica, Red Hat.

“La era de la inteligencia artificial (IA) es ahora”, es una de las frases que más escuchamos los que trabajamos en la industria y fuera de ella también. Donde quiera que pongamos el foco, se habla de la llegada de la inteligencia artificial y el potencial que trae consigo. Y eso es así por un solo motivo: su potencial es infinito cuando se aplica en pos de la innovación.

La revolución IA, de la que se hablaba hace cinco años, ya está entre nosotros. En el último año y medio hemos visto cómo su aplicación ha puesto en debate la forma en la que concebimos las estrategias de TI en las empresas. Ningún sector se ha quedado fuera al momento de poner la IA sobre la mesa; y es porque los resultados están a la vista.

¿Estaremos frente a un nuevo hype de la industria o realmente la IA generará un profundo cambio en todos los ámbitos relacionados con IT?

La combinación de una infraestructura basada en la nube, especialmente en la híbrida, con la automatización e IA, no solo puede liberar valiosas horas para los equipos, sino también generar un amplio potencial de innovación. Esto logra mayor eficiencia y gestión de costos, además de abrir espacios para el avance de la investigación en diferentes áreas clave, desde la salud hasta la educación.

Red Hat ya forma parte del día a día de muchas empresas con la aplicación de Red Hat OpenShift IA, una plataforma flexible y adaptable de inteligencia artificial y machine learning (ML) (aprendizaje automático), que permite a las empresas diseñar y ofrecer aplicaciones con esta tecnología en entornos de nube híbrida, según sea necesario.

Durante el Red Hat Summit, que se llevó a cabo en Denver, tuvimos la oportunidad de escuchar cientos de historias, pero sin dudas, en el centro de este cambio tecnológico, el trabajo en conjunto –en comunidad– es lo que permite que esta revolución IA se convierta en realidad.

Cuando hablamos de la necesidad de las empresas de aplicar un modelo automatizado, lo hacemos desde la perspectiva de volver eficientes procesos que ya quedan obsoletos. Cuando hablamos de elegir lo mejor de dos mundos con la nube híbrida abierta, nos referimos a crear un entorno adaptable a las necesidades actuales y futuras. Con la IA ocurre lo mismo.

Según un estudio de Deloitte, la implementación mundial de las tecnologías de IA ha alcanzado niveles sin precedentes: el 94 por ciento de los líderes empresariales considera que la IA es fundamental para tener éxito en los próximos cinco años. Mientras tanto, el 76 por ciento de los líderes planea aumentar sus inversiones en esta tecnología. La tecnología de open source y la IA y el ML son el camino hacia tecnologías más estables, innovadoras y con el foco puesto en la seguridad.

Uno de los sectores más pujantes llevando adelante esta transformación es el bancario, que también ha visto en la inteligencia artificial un modelo de innovación único. Hace tiempo que los bancos hacen uso de la IA predictiva para automatizar y simplificar las operaciones internas. Lo hacen mediante el uso de patrones para conciliar pagos o asistir en el cobro de deudas mediante la predicción de quiénes tienen más probabilidades de efectuar reembolsos.

No obstante ello, de cara al futuro de las instituciones financieras, existe una enorme oportunidad para llevar el uso de la IA a otras áreas del banco a fin de incentivar las ventas, gestionar el riesgo y optimizar las operaciones. La IA puede ayudar a identificar clientes potenciales de manera más eficiente mediante el análisis predictivo, puede automatizar totalmente la incorporación de clientes y crear una experiencia del cliente más rica mediante productos y servicios más personalizados.

Durante años, Red Hat ha estado a la vanguardia del mensaje de que la nube híbrida es abierta. Ahora, lo ratificamos: la IA también. Esta es la realidad de la revolución IA, el potencial está al alcance de la mano, solo hace falta estirarla y desbloquearlo.

COLUMNAS ANTERIORES

Empresas al frente: la oportunidad de la IA en México
La reforma laboral que no es laboral pero que afecta las relaciones de trabajo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.