Mexicanos Primero

¿Qué ha pasado en nuestra lucha por las Escuelas de Tiempo Completo?

Consideramos que el máximo tribunal de nuestro país debe conocer sobre una violación grave al derecho a la educación y a la alimentación de millones de niñas, niños y adolescentes.

Fernando Alcázar Ibarra, Director de Judicialización de Mexicanos Primero.

Desde hace 3 años, desde Mexicanos Primero y Aprender Primero hemos emprendido una batalla judicial y mediática por la salvaguarda de las escuelas con jornada ampliada y servicio de alimentación. En 2020, luchamos en contra de la reducción de la mitad del presupuesto de las “Escuelas de Tiempo Completo” (ETC), después, cuando el gobierno federal intentó eliminarlas por completo, nos opusimos y reclamamos. A pesar de que en 2021 el programa “La Escuela es Nuestra” (LEEN) “absorbió” lo que quedaba de las ETC, la Secretaría de Educación Pública (SEP) abandonó el compromiso de incluirlas dentro del programa para 2022. Tras la acción judicial que emprendimos y la presión social y mediática que se ejerció, la SEP modificó las Reglas de Operación de LEEN y autorizó el uso de sus recursos para el pago de horas adicionales y/o un servicio de alimentación. Sin embargo, pronto nos dimos cuenta que se trataba de una simulación que hacía materialmente imposible la implementación del ahora llamado “horario extendido”.

En consecuencia, en junio de 2022, nuevamente presentamos una demanda de amparo en contra de las Reglas de Operación de LEEN modificadas. Derivado de la presentación de esta demanda, en septiembre, la Jueza Tercera de Distrito en Materia Administrativa de la Ciudad de México, ordenó a la SEP que regresaran las ETC o que LEEN se convirtiera en un programa que ofreciera un servicio lo más parecido a dichas escuelas, mediante una suspensión definitiva. Al día de hoy, la SEP no ha cumplido con dicha orden.

En enero de 2023, la jueza nos otorgó el amparo, confirmando los efectos de la suspensión. La SEP apeló esta decisión y cuando el asunto llegó al Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa de la Ciudad de México, las y los Magistrados estaban listos para poner fin al juicio porque los actos que reclamamos (el Presupuesto y las Reglas de LEEN) correspondían a 2022. Detuvimos esa resolución pidiendo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fuera quien resolviera el asunto. Sin embargo, la SCJN tiene total discreción para conocer del mismo o no.

Consideramos que el máximo tribunal de nuestro país debe conocer sobre una violación grave al derecho a la educación y a la alimentación de millones de niñas, niños y adolescentes (NNA). Al mismo tiempo, también planteamos una reinterpretación de la Ley de Amparo. ¿Qué significa, verdaderamente, que cesen los efectos de un acto? Llevamos 5 demandas de amparo que reclaman una violación a los derechos humanos que no ha cesado y cada día ahonda más sus estragos. Por el simple hecho de que los Presupuestos y Reglas de Operación de 2020, 2021 y 2022 hayan sido sustituidos por otros, ¿dejaron de violarse los derechos de millones de niñas, niños y adolescentes que fueron violentados desde el día que el Programa “Escuelas de Tiempo Completo” dejó de existir?

El viernes 7 de julio nos notificaron que la Segunda Sala de la SCJN se negó a conocer sobre nuestro juicio. Sabíamos desde el principio que sería difícil lograrlo. Sin embargo, el litigio estratégico siempre es una batalla cuesta arriba y la batalla judicial en contra de LEEN no ha terminado; este año también impugnamos las Reglas de Operación de LEEN y el Presupuesto. Hacia delante, debemos transitar hacia un modelo donde todas las escuelas del Sistema Educativo Nacional tengan una jornada escolar de 6 a 8 horas y un servicio de alimentación, no sólo las beneficiarias de uno u otro programa. Como desde hace 10 años, seguiremos defendiendo el derecho a aprender de las NNA y empujaremos para que el juicio de amparo se vuelva en un verdadero recurso para la defensa de derechos humanos.

Twitter: @feralc23.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué le tenemos miedo a la evaluación?
Los grandes retos del sistema educativo mexicano: ¿qué viene para la próxima administración?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.