Colaborador Invitado

Dinamismo eléctrico, antídoto contra la inflación

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) juega un papel determinante en impulsar la economía de las familias y el dinamismo de las pequeñas, medianas y grandes empresas.

Por Carlos Aurelio Hernández González, Vicepresidente de Energía Renovables de la Comisión Nacional de Energía COPARMEX.

Las familias y empresas mexicanas, han resentido los impactos de la inflación por los factores externos tanto de la guerra ruso-ucraniana, como por los efectos de la pandemia del COVID.

En ese contexto la Comisión Reguladora de Energía (CRE) juega un papel determinante en impulsar la economía de las familias y el dinamismo de las pequeñas, medianas y grandes empresas mediante uno de los principales insumos para la producción de bienes y servicios, la energía eléctrica.

En primer lugar, para que las empresas compensen el aumento en sus costos derivados de la inflación, el primer antídoto es reactivar el sector eléctrico. La CRE continúa en suspensión de plazos en los actos y procedimientos bajo el amparo del Acuerdo A/001/2021 publicado en el DOF el 08 de enero del 2021.

Bajo dicho Acuerdo, la CRE no entrega en tiempo y forma trámites que permitirían a las empresas continuar con sus ahorros o disminuir sus costos contra las tarifas industriales de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Los trámites que detienen el dinamismo económico debido a la suspensión de plazos son diversos; para el caso de las sociedades de autoabasto se deben de dar, tanto la exclusión del Centro de Carga (consumidor) del permiso de autoabastecimiento, como la migración del permiso de la Central Eléctrica bajo el amparo de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica (LSPEE) a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE).

Así mismo el consumidor debe de obtener su Registro de Usuario Calificado (RUC) para poder iniciar con el suministro; mientras esto no suceda los usuarios tendrán que consumir de la CFE Suministrador de Servicios Básicos, lo que aumentará significativamente sus costos de producción y no sumará a la economía de las familias.

Los RUC también permiten a empresas con demanda máxima de 1MW, y que actualmente se encuentran con CFE SSB, obtener la oferta de 50 diferentes Suministradores de Servicios Calificados, donde pueden encontrar distintas oportunidades de ahorros y opciones de calidad en el servicio.

También se detonarían los permisos de abasto aislado para permitir a las empresas aprovechar sus recursos de generación en sitio para ser más competitivos.

Por ello se vuelve fundamental que el CENACE y la CFE incentiven y faciliten los proyectos de generación, abasto aislado y generación exenta.

Otro tema que puede detonar la economía mexicana es lograr mediante el diálogo el aumento de la capacidad de transformación en México.

Varias zonas del país conocen y sienten los efectos de no contar con una mayor capacidad de transmisión para poder aumentar las cargas instaladas y las nuevas, esto quiere decir que existen partes de la República donde ya no se puede obtener luz en alta y media tensión; con esto no hay factibilidad eléctrica para el desarrollo de nueva industria o el turismo.

La realidad de la falta de inversión en transmisión y distribución durante 4 años y el no contar con reglas claras y un respeto al Estado de Derecho alcanzó al Sistema Eléctrico Nacional, que en lugar de ser palanca de desarrollo se convierte en freno de mano para el país.

Quiere decir que llegamos al límite de nuestro crecimiento eléctrico en consumo y solo se podrá aumentar permitiendo nueva generación de las empresas y la CFE, así como por nuevos Centros de Carga.

Urge el diálogo y el trabajo en equipo entre la CFE, CENACE, empresas generadoras y consumidoras para detectar las necesidades que merman el crecimiento y el desarrollo económico en las distintas regiones del país.

Si se modifica el Acuerdo de la CRE sobre la suspensión de plazos se logrará disminuir los tiempos en los que las empresas puedan mantener sus costos y/o disminuirlos. Si a esto le sumamos la voluntad tanto del Gobierno como de las empresas, se podrán encontrar soluciones que mitiguen el impacto de los factores externos por la inflación.

Desde COPARMEX se ha propuesto un Modelo de Desarrollo Inclusivo, donde es fundamental el respeto a la Democracia y al Estado de Derecho, impulsando políticas económicas de mercado solidarias, así como un Gobierno eficiente y eficaz.

En esta ocasión la CRE, el CENACE y la CFE tienen la responsabilidad de garantizar el dinamismo económico y social y las empresas el compromiso de mitigar el impacto de los precios a los consumidores derivados del aumento en los costos de producción. #PorMásYMejoresEmpresas, #OpiniónCOPARMEX


Twitter: @cauhdez

COLUMNAS ANTERIORES

Los símbolos del poder y la magia de la política
Transparencia en contratos de vacunas genera confianza ciudadana

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.