Colaborador Invitado

La banca en México, ¿cómo está hoy y hacia dónde va?

El panorama del sector bancario luce prometedor para un buen número de entidades en México, las cuales buscarán mantener la estabilidad de sus plataformas y diferenciarse por el servicio.

Carlos Fernández, socio líder de Servicios Financieros de KPMG en México

La pandemia trajo, entre muchas otras cosas, una contracción generalizada en el portafolio de crédito de los bancos en México, particularmente durante 2020, y con ello una disminución en sus ingresos por intereses. El crédito a la vivienda fue el producto que menos afectación (en términos de contracción) tuvo. Ante la baja de ventas/ingresos de las compañías, estas fueron muy cautelosas restringiendo su apetito de crédito y privilegiando la liquidez, lo que originó que el resto de los productos de crédito (empresariales y consumo) mostraran una disminución, tendencia que se comenzó a revertir durante 2021.

A pesar de esta contracción y la necesidad en muchos casos de crear reservas adicionales, el sistema bancario en México continúa siendo un sistema bien capitalizado y sólido. De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), si bien 20 por ciento de los bancos presentan pérdidas al cierre del tercer trimestre de 2021, el peso específico de estas entidades no se traduce en algo preocupante en el contexto del sistema en su totalidad.

La mayor parte del sistema (80 por ciento) comienza a ver una mejoría en los retornos sobre capital, que al tercer trimestre de 2021 muestra un incremento respecto al mismo trimestre del año anterior; sin embargo, continúa por debajo de los niveles que se tenían en septiembre de 2019.

Para continuar con una posición sólida respecto a sus competidores y lograr crecimientos que permitan la permanencia de los bancos en México, la resiliencia operativa y capacidad digital serán claves hacia adelante. Los siguientes factores serán determinantes para lograrlo:

Nuevos canales y economía digital.

Apalancarse en tecnología para reducir costos y gastos.

Definir la combinación adecuada para el modelo operativo en lo que será la “nueva realidad”.

Paralelamente, hay que considerar lo siguiente:

Contar con una adecuada gestión de datos para diseñar ofertas y productos atractivos para el consumidor.

Mejorar la experiencia del cliente.

Garantizar la estabilidad de las plataformas.

Ser un ecosistema holístico en el que un cliente tenga acceso a todas las soluciones en una misma institución.

Diversificar las fuentes de ingresos para la cual la generación de ingresos a través de comisiones se volverá relevante.

Los bancos con presencia internacional tienden a estar más diversificados en actividades de banca de inversión, banca minorista, así como en administración de activos o asset management; sin embargo, otras tantas instituciones más locales o de nicho, no necesariamente se encuentran tan diversificadas, lo cual constituye un reto para lograr la diversificación de ingresos antes mencionada.

Por otro lado, la actividad en términos de fusiones y adquisiciones ha consistido primordialmente en la adquisición de dos bancos por parte de dos entidades fintech y la revocación de una licencia a otra institución bancaria. El sector en el que ha habido más actividad es precisamente el fintech, con varias entidades obteniendo autorización para operar como tales, y otras en el proceso de ser autorizadas.

El impulso de las empresas fintech traerá más competencia y hará que la población que no accedía a servicios financieros pueda hacerlo.

Con este antecedente, aunado a las medidas adoptadas por la banca y los reguladores, así como la recuperación económica que está teniendo el país, el sector será capaz de superar la curva descendente originada por la pandemia.

Con bancos cuyo portafolio de crédito comienza a crecer, con retornos sobre capital crecientes, sólidos índices de capitalización, retos claros en diversificar fuentes de ingresos, un viraje hacia el mundo digital y el diseño de productos innovadores, el panorama del sector bancario luce prometedor para un buen número de entidades en México, las cuales buscarán mantener la estabilidad de sus plataformas y diferenciarse por el servicio al cliente.

COLUMNAS ANTERIORES

Insectos: manjares diminutos de enormes beneficios
El campo mexicano pende de un hilo controlado por la CFE

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.